Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Costumbres en China / ¿Qué tradiciones tienen los chinos para celebrar el Año Nuevo chino? ¿Es verdad que decoran sus casas con guindillas?

¿Qué tradiciones tienen los chinos para celebrar el Año Nuevo chino? ¿Es verdad que decoran sus casas con guindillas?

Hace poco menos de una semana, en China se estaba celebrando una de las festividades más importantes de todo el calendario: la entrada del Año Nuevo chino. Seguramente esto no suponga ninguna novedad para los lectores de esta web porque, como viene ocurriendo de unos años a esta parte, cuando se acerca la llegada de esta fiesta desde diferentes medios de comunicación (televisión principalmente, aunque también prensa y radio) suelen incluir algún pequeño reportaje donde se cuentan diferentes aspectos de esta festividad: cómo se celebra en China, qué tradiciones se siguen, de qué manera festejan los chinos fuera de su país este día tan importante… Así que para prácticamente nadie resulta ya completamente desconocida esta fiesta. De cualquier forma, un rápido repaso a las tradiciones frecuentes pero menos conocidas del Año Nuevo chino probablemente pueda resultar interesante.
Si realizamos un pequeño repaso cronológico por las tradiciones más frecuentes vinculadas a esta fecha, tenemos que empezar por una bastante curiosa: no cortarse el pelo en los diez días previos al de la Fiesta de la Primavera (nuestro día de Año Nuevo) ya que, de hacerlo, los familiares que estén en camino para pasar las fiestas nunca llegarán a su destino.

Decorando una puerta: aún falta por poner el fragmento del techo y el de la derecha.
Decorando una puerta con un duilian: aún faltaría por poner el fragmento del dintel y el del lado derecho.

Unos días antes de la fiesta, las casas se empiezan a decorar de color rojo. Las decoraciones típicas incluyen los llamados 对联 (duìlián), unos pareados con buenos deseos para el año que entra que se colocan al lado de las jambas y sobre el dintel de la puerta de la calle; dibujos del animal del año que empezará, en todos los tamaños, estilos, gustos y formas; caracteres que aluden a la buena fortuna, recortados en papel rojo o en rojo y dorado y pegados en la puerta de la calle o las ventanas de la casa; farolillos rojos e incluso guindillas o pimientos rojos. La relación entre estos vegetales y el Año Nuevo chino es menos exótica de lo que pueda parecer: se suelen colgar ramilletes de estas verduras (o bien adornos que los emulan) porque, simplemente, son rojas. El gusto por este color en Año Nuevo se debe a la leyenda sobre el origen de la tradición de lanzar cohetes al llegar el nuevo año, que cuenta cómo dos niños pequeños consiguieron ahuyentar al monstruo devorador del Año cuando apareció para comerse a las personas de su pueblo; éstos, vestidos de rojo, jugaban a la puerta de su casa con unos petardos cuando el monstruo apareció y, asustando ante el fulgor, decidió salir huyendo y no se comió a nadie.
El día que sería equivalente a nuestra Nochevieja, las familias se reúnen para cenar juntas y ver juntos en la televisión la gala de Año Nuevo (aunque esta última tradición hace ya años que no tiene la popularidad que tenía antes). Cuando acaba la cena, empieza la operación de hacer las empanadillas: puede que, para nosotros, resulte extraño ponerse a cocinar después de haber cenado ya, pero la tradición dicta que la noche de Año Nuevo no se duerme, por lo que es agradable que haya comida sobre la mesa para cuando, pasada la medianoche, el apetito se despierte. Las empanadillas se preparan cocidas o al vapor, y toda la familia colabora en la operación. Suelen estar rellenas de carne de cerdo con verduras, y en algunas zonas existe la tradición de poner maíz en dos o tres empanadillas: el que coma la empanadilla con los granos de maíz, tendrá fortuna económica este año.

Preparando empanadillas en familia
Preparando empanadillas en familia

A las doce, la gente se lanza a la calle a tirar cohetes. Antes, se podían lanzar desde cualquier calle, pero en los últimos años el Gobierno obliga a la adecuación de zonas seguras desde las que lanzarlos, para evitar accidentes. Lanzan cohetes los adultos y también los niños, y el aire se llena en la primera hora del año de un fuerte olor a pólvora. Cuando se ha terminado de lanzar los cohetes, se puede dar una vuelta para ver el ambiente en otras calles y ver cómo otros lanzan fuegos artificiales, o bien se vuelve a casa y se comen empanadillas.
Los tres primeros días de Año Nuevo lo habitual es que, a cualquier hora del día y de la noche, suenen cohetes. Luego la frecuencia amaina, hasta el último día de las fiestas, el Festival de las Linternas (元宵节,yuánxiāo jié), el día 15 del calendario chino, donde la finalización de las fiestas se despide también con cohetes.

Aunque las fiestas se extienden, tradicionalmente, durante estos 15 días, lo cierto es que los días importantes son sólo los tres primeros, y las vacaciones de Año Nuevo rara vez se extienden más de una semana (excepto en los colegios, universidades…). Durante las vacaciones, las familias visitan los festivales de los templos (庙会,miàohuì) en aquellas ciudades donde existe esta tradición: allí comen, ven obras de teatro y participan en todo tipo de juegos juntos.
Como puede verse, la celebración de Año Nuevo es, en China, una festividad eminentemente familiar. Cuando acaban las vacaciones oficiales, la gente deja sus provincias de origen y vuelve a aquellas donde trabaja, despidiéndose de sus familiares, si viven lejos, hasta el siguiente año.

Fuente de las imágenes | iCIBA, Queqiaoba.com, Selma Balsas

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.