Home / Rumanía / Trabajar en Rumanía

Trabajar en Rumanía

Trabaja en Rumanía es una de las opciones preferentes entre profesionales liberales y freelancers, pues se trata de uno de los países de la Unión Europea con un nivel de vida en el que los precios son mucho más económicos que otros países de la Unión, especialmente el alquiler de la vivienda y el coste promedio de productos y servicios.

trabajar-en-rumania

El coste de vida en Rumanía resulta muy atractivo para empresas emergentes que se trasladan allí por reducir costes y la mano de obra barata, pues Rumanía ostenta el puesto de ser uno de los países de Europa con el salario interprofesional más bajo junto con Bulgaria.

Porqué elegir trabajar en Rumanía, Rumanía en cifras

Rumanía se sitúa en el puesto número 53 en la lista de 187 países que marcan el IDH o índice de desarrollo humano, lo cual lo convierte en un destino muy atractivo para las empresas emergentes.

El salario mínimo en Rumanía está fijado en 276 € al mes, lo que es lo mismo, 3312 € al año. El salario promedio está fijado en 519 € al mes o 6222 € al año distribuidos en 12 pagas.

El paro en Rumanía está establecido en 6,7% durante el año 2016, un porcentaje bastante aceptable si lo comparamos con otros países de la Unión como por ejemplo de España.

Pese a lo ventajoso de la aparente situación, no es oro todo lo que reluce, pues aunque Rumanía se presenta como un buen destino para emprender negocios, para establecerse como emprendedor para montar una empresa hay que lidiar con la burocracia rumana, que resulta bastante complicada para los inmigrantes por la lentitud de los procesos y los múltiples requisitos exigidos para el desempeño de cualquier actividad económica.

También hay que tener en cuenta que en Rumanía el porcentaje de economía sumergida es bastante alto, algunos expertos lo sitúan en torno al 50% del Producto Interior Bruto, una situación desestabilizante que también se da en algunos países de la Unión Europea.

Trabajos más demandados en Rumanía

En Rumanía los trabajos principalmente demandados provienen del sector servicios y resulta relativamente fácil encontrar un empleo en cualquiera de estas áreas como camarero, cocinero, recepcionista de hotel, azafata etcétera. No obstante, al postular a este tipo de puestos de trabajo debemos enfrentarnos a dos puntos conflictivos. Por un lado, los bajos salarios que se manejan en el país para desempeñar puestos de trabajo no cualificados y por el otro, las políticas proteccionistas de la Unión Europea mediante las cuales el empleador debe justificar la necesidad de contratar personal extranjero antes que a un residente local o en última instancia, a un trabajador fuera de la UE si existen otros candidatos procedentes de otros países de los Estados miembros.

Los profesionales freelancers que quieran vivir la experiencia de trabajar en otro país de Europa, Rumanía se presenta como una opción muy atractiva, especialmente para los que trabajan online, pues el bajo coste permite tener una buena calidad de vida y optimizar mejor los ingresos durante la estancia en mayor proporción a otros países de Europa.

Para las empresas la situación a priori se presenta como ventajosa, no obstante, hay que recordar que el precio de los alquileres a la hora de montar un negocio en Rumanía resultan mucho más caros en comparación con el alquiler de apartamentos y viviendas, lo que suele ser un hándicap para los emprendedores.

La burocracia rumana para emprender negocios, tal y como mencionamos anteriormente, también suele ralentizar el proceso a la hora de emprender, abrir una nueva empresa o iniciar un negocio, pues los trámites se alargan en muchas ocasiones innecesariamente y los requisitos que se piden para desempeñar determinadas actividades suelen ser más elevados que en otros países. No obstante, Rumanía sigue siendo un destino atractivo para los emprendedores y está situado en el puesto número 37 del ranking Doing Business que comprende los 190 países mejores para hacer negocios.

La importancia de aprender rumano para trabajar en Rumanía

Los inmigrantes internacionales deben ser conscientes de la importancia de aprender rumano para desenvolverse en los Rumanía, especialmente si se pretende aprovechar los precios bajos orientados a los residentes locales, pues las empresas de productos y servicios enfocadas al consumidor internacional siempre tendrán un precio más elevado.

El inglés está extendido en aproximadamente un 50% de la población, no obstante, todavía hay un gran porcentaje de población que no lo hablan, especialmente en las poblaciones pequeñas, por lo que la distribución de los angloparlantes en Rumanía no es equitativa y depende del lugar de residencia que la necesidad aprender rumano o no para poder desenvolverse en el país sea más importante.

El español está extendido en aproximadamente un 30% de la población y puede ser un punto positivo a la hora de encontrar empleo en determinadas actividades como por ejemplo, los call center o centros de telefonía y atención al cliente en los que se precise este idioma.

Documentación necesaria para trabajar en Rumanía

Los residentes procedentes de la Unión Europea podrán permanecer y residir en Rumanía durante máximo 3 meses sin expedir ningún tipo de visado o permiso especial gracias a la Ley de Libre de circulación entre los Estados miembros.

Si la estancia se prolonga por más de 3 meses se debe solicitar el certificado de registro en la Oficina de Inmigración. Para su solicitud se debe acudir a primera hora de la mañana en la oficina situada más cerca de la localidad donde se resida y presentar los documentos solicitados además del motivo por el que se solicita la instancia. Este proceso es bastante rápido y suele obtenerse en un día con una validez de 5 años. Llas instrucciones del proceso se pueden encontrar en inglés o en rumano, así como la información complementaria de documentación y tasas.

Los residentes procedentes de fuera de la UE deberán solicitar en la Oficina de Inmigración un permiso de trabajo para poder trabajar en Rumanía. La legislación de este país marca que los inmigrantes procedentes de fuera de los Estados miembros solamente podrán trabajar para un solo contratante. Este proceso tarda aproximadamente un mes y es el empleador quién debe guardar el documento para su acreditación pertinente.

La documentación necesaria para su solicitud además del correspondiente contrato de trabajo, hay que adjuntar el currículum vitae, un certificado de antecedentes penales del país de origen en los últimos en los que se haya residido y un certificado médico que acredite que se encuentra en óptimo estado de salud.

También se deberán adjuntar los correspondientes certificados de estudios que acrediten la formación académica necesaria para desempeñar el puesto, junto con dos fotografías tamaño carnet.

Ver también

Trabajar en el Vaticano

Trabajar en el Vaticano probablemente se presente como una de las opciones más difíciles de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.