Home / Ciudad del Vaticano / Trabajar en el Vaticano

Trabajar en el Vaticano

Trabajar en el Vaticano probablemente se presente como una de las opciones más difíciles de buscar un empleo en el extranjero, en Europa y el mundo, pues el Vaticano es el país más pequeño y más escasamente poblado, ya que cuenta únicamente con unos 900 residentes los cuales tienen la ciudadanía vaticana.
trabajar-en-el-vaticano

Porqué trabajar en el Vaticano

Como hemos apuntado anteriormente, el Vaticano es uno de los microestados soberanos y países del mundo con menor densidad de población y los pocos inmigrantes o trabajadores extranjeros que se encuentran en sus inmediaciones pertenecen a especialidades o ramas profesionales muy concretas como veremos a continuación.

Cabe destacar que el Vaticano es considerado en el mundo como un paraíso fiscal, esto es debido a la confidencialidad y hermetismo que se aplica en su territorio respecto a los datos bancarios. El Banco del Vaticano es uno de los más ricos del mundo y en el año 2016 Estados Unidos señaló por primera vez al microestados como uno de los países susceptibles de lavar dinero y dedicarse a actividades fraudulentas.

El mismo hermetismo podría decirse que se aplica a otras áreas que componen el estatus socioeconómico del Vaticano, pues no hemos podido encontrar datos acerca de la tasa de desempleo de su población activa o cuál es el salario mínimo, aunque intuimos que se encontrará dentro de la media europea.

Trabajos más demandados en el Vaticano

Como era de esperar, en un país donde la población ni siquiera superan los 1000 habitantes, se puede esperar que su mercado laboral esté igualmente reducido. Sin embargo, se han llegado a contabilizar hasta 2400 trabajadores en el territorio, aunque la mayoría de estos trabajadores no son residentes nacionales, si no residentes de Italia que no viven en el Vaticano. Dentro del total de trabajadores extranjeros hay un pequeño porcentaje que corresponde a otros países.

El Vaticano es el domicilio de la Santa Sede, por lo tanto las oportunidades de empleo dentro de la ciudad están estrictamente controladas por las posiciones administrativas nombradas por el Papa directa o indirectamente.

Fuera del ámbito eclesiástico existen muy pocas posibilidades laborales para un inmigrante extranjero, pues la mayoría de los servicios públicos están controlados por el Estado. El Vaticano tiene su propia conexión de Internet, sus propio servicio de radio y televisión.

Industria turística

Los pocos puestos de trabajo que pueden ofertarse en el pequeño microestado provienen fundamentalmente de la industria turística y en este punto, se valorará especialmente el conocimiento formación en lenguas extranjeras, además del italiano que es la lengua oficial de la región o el inglés que es el idioma internacional por excelencia en lo que a turismo se refiere.

Restauradores y artesanos

Los profesionales relacionados con el mundo de la restauración y la artesanía, pueden encontrar en la Ciudad del Vaticano un extenso mercado laboral. Esto es debido a la gran cantidad de monumentos históricos lugares emblemáticos que constituyen el principal atractivo turístico de la Nación.

Economía y Finanzas

La economía y finanzas compone el último grupo de profesionales con más salida posibilidades de encontrar un trabajo en el Vaticano en este punto, los asesores financieros constituyen la especialidad más demandada.

Idiomas para trabajar en el Vaticano

El Vaticano tiene cuatro idiomas oficiales que son el italiano, el francés, el alemán y en latín. Como curiosidad, este pequeño microestado es el único en el mundo que todavía conserva el latín como lengua oficial.

Obviamente no es necesario saber latín para trabajar en el Vaticano, si nuestro trabajo no está relacionado con el ámbito eclesiástico. No obstante, cuantos más idiomas manejemos, especialmente si se trata de alguno de los mencionados anteriormente, más posibilidades obtendremos de conseguir un trabajo, especialmente en el sector turístico.

Documentación para trabajar en el Vaticano

Para visitar el Vaticano, el microestado no establece un protocolo específico de actuación. No obstante, la entrada debe efectuarse siempre desde Roma y en este punto, cabría aplicar los requerimientos especificados para Italia.

Como españoles, podemos entrar libremente sin visado en Italia durante un máximo de 90 días, lo cual sería aplicable para visitar la Ciudad del Vaticano. Para poder residir legalmente en el país sería necesario conseguir un visado de trabajo.

Antes de partir es recomendable comprobar la vigencia del pasaporte, para viajar al Vaticano se requiere una validez máximo de 90 días, no obstante, lo ideal es viajar con un pasaporte de vigencia mínima de 6 meses desde la fecha de llegada. También conviene verificar que el pasaporte dispone de algunas páginas en blanco para la incrustación de sellos

Conseguir un visado en el Vaticano o la residencia permanente es un trámite especialmente difícil, pues como apuntamos anteriormente, la mayoría de trabajadores extranjeros pertenece a Italia y no residen realmente allí.

Ésta sería otra posibilidad en caso de encontrar un trabajo en el Vaticano realmente interesante, trasladar la residencia a Italia, pues como residentes comunitarios podemos establecernos en el país legalmente durante 90 días cerca de la frontera del Vaticano y desplazarse diariamente.

Ver también

Trabajar en Mónaco

Trabajar en Mónaco representa el sueño de muchas personas que se plantean buscar mejores oportunidades …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.