Cómo sobrevivir al frío en Canadá

Muchas personas, tanto a la hora de viajar como de plantearse emigrar por cuestiones de trabajo a Canadá, dudan mucho de ir a Canadá por miedo al frío. Este terrible adversario se vuelve aún más temible para los que viven en sitios con climas suaves y cálidos, pues no se ven preparados para soportar vivir a temperaturas bajas.

sobrevivir-al-frio-canada

Lo importante es que nadie se deje llevar por el miedo, ya que no es tan fiero el león como lo pintan. A continuación, explicamos algunos de los motivos y trucos que hacen que el frío en Canadá no sea un obstáculo para vivir bien en este lugar.

Diferencias de clima por regiones, importancia de otros factores

Cuando pensamos en el frío, hay que tener en cuneta que Canadá es uno de los países más grandes y por tanto hay mucha diferencia de clima dentro del mismo país. Las zonas más continentales suelen presentar temperaturas más bajas que las costeras, pero al ser zona continental el frío es más seco y se lleva mejor, pues en las zonas más cerca al mar, la humedad y el viento puede hacer que la sensación térmica sea mucho más inferior a la temperatura real. Por tanto, es importante saber buscar una zona equilibrada entre estos tres factores de frío, humedad y viento.

La ropa adecuada, la mejor aliada

Para enfrentarse a un país con temperaturas bajo cero, es importante tener en cuenta algunos factores.

A pesar de la mentalidad del extranjero, que piensa que va a morir de frío a cada segundo, lo cierto es que en un país avanzado como Canadá la calefacción ha llegado a todos los rincones, por lo que en interiores de casas, bares, escuelas etc la temperatura va a ser de normal tirando a calurosa en muchas ocasiones, ya que en algunos interiores, la calefacción no solo ayuda a quitar el frío sino que te hace sudar al estar muy alta.

Para esa psicosis ambiental entre el exterior y el interior, lo mejor es el sistema de capas de ropa. Sabiendo que en los interiores las temperaturas son normales, y en muchos sitios demasiado altas, lo mejor es llevar diferentes capas de ropa: camiseta de tirantes (si, puede llegar a ser necesaria, especialmente en meses de entretiempo como febrero o marzo), camisa y chaqueta. Para la parte de abajo, lo mejor son unas mayas o legin ajustados y finos para poder ponerte encima un pantalón normal. Imprescindible también llevar un buen abrigo, largo a ser posible, que llegue por lo menos hasta la rodilla.

Como piezas claves, además de todo lo anterior, es necesario llevar un gorro, ya que por la cabeza se pierde mucho el calor y las bajas temperaturas pueden llegar a producir dolor de cabeza, así que completa siempre tu vestimenta con algún gorro en la cabeza.

Para las manos, lo mejor es llevar manoplas, ya que al mantener juntos todos los dedos se crea más calor y mantiene las manos más calientes, pero si necesitas tener una mayor movilidad en los dedos, entonces busca guantes específicos de nieve.

Por último, no nos podemos olvidar de los pies, una de las zonas del cuerpo que más sufre con el frío. Como en los interiores hace mucho calor, la mejor opción es llevar botas de nieve (al ser posible altas para cuando vayas por la calle, pero tener siempre un par de zapatos más ligeros en el trabajo o llevar otros en el bolso si vas a estar mucho rato en el interior de algún edificio.

Ver también

Defenderte de los osos en Canadá

En Canadá hay zonas de senderismo impresionantes que constituyen todo un reclamo para los turistas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.