Home / Españoles en China / Sandra, profesora de español en Shanghai y empresaria del sector turístico

Sandra, profesora de español en Shanghai y empresaria del sector turístico

Esta semana damos la bienvenida a Sandra Manrique, nueva colaboradora de Trabajo en China.org a la que podemos leer en nuestra sección de Viajes. Sandra vive desde hace unos meses en Shanghái, desde donde sigue trabajando para un sector que conoce muy bien, el turístico.

Sandra Manrique empresaria en Shanghai

Nombre: Sandra Manrique
Ciudad natal: Chipiona (Cádiz)
Ciudad en China:
Shanghái
Fecha de llegada: Mayo 2013
Edad: 29 años
Profesión: Agente turístico y profesora de español

– Hola, Sandra, bienvenida a tu casa. Siempre comienzo las entrevistas con un ¿por qué? y en tu caso, teniendo en cuenta que sin haber cumplido los 30 has vivido en países como Australia, Singapur o las Islas Maldivas, tengo mayor curiosidad, así que permíteme que te pregunte, ¿por qué ahora China?

Pues a diferencia de mis anteriores destinos, a China me vine por amor. Mi pareja y yo nos conocimos en Singapur y hemos mantenido una relación a distancia durante mucho tiempo. Me dedico hace unos años a viajar por el mundo, explorar en primera persona cada uno de los destinos y poder ofrecer mi experiencia a los que como yo, quieren viajar sin límites.

Cuando vivía en Australia mi pareja me propuso movernos a China, a él le ascendían y fue una oportunidad que ambos decidimos aprovechar. Así que me vine a Shanghái, recién inaugurada mi empresa en Europa y con la idea de viajar al máximo por este país y hacer crecer aún mas mi proyecto, desde China podría explorar este, y otros países de alrededor en los que aún no he trabajado, como es el caso de Corea o Japón.

– En la presentación decía que trabajas desde hace años en el sector turístico y suponemos que gracias a esa experiencia y los múltiples viajes que has realizado a lo largo de tu vida, hace unos meses decidiste crear tu propia empresa, ¿qué es exactamente lo que haces en ella?

Lo que hago en mi empresa, es aconsejar, advertir, informar… compartir, mi propia experiencia. La idea surgió cuando yo aún vivía en Maldivas, uno de los destinos turísticos más lujosos del mundo, y lo que para mi significó un antes y un después en mi vida.

A menudo llegaban clientes insatisfechos o decepcionados con lo que habían vivido en países como India, Camboya, incluso Filipinas o Malasia, gente ansiosa de información. A mi me resultaba demasiado fácil advertirles sobre ciertos destinos, y los clientes del resort donde yo trabajaba, valoraban mucho lo que yo creí que no era más que mi humilde opinión.

Esto fue dándose cada vez más y en uno de mis viajes a Filipinas, concretamente a la Isla de Bantayan, decidí que tenía que informar de las diferentes opciones que existen a gente que como yo, disfruta viajando. Sentí que tenia que compartir lo que yo estaba viviendo y fue así como decidí montar mi compañía.

A día de hoy organizo viajes tanto a particulares como a empresas alrededor de medio mundo.

– ¿Qué la diferencia de otras empresas del sector?

La diferencia es mi experiencia. Yo viajo en primera persona a cada uno de los destinos, me alojo en los hoteles y hablo con los locales. Me muevo en transporte público, hago uso del transporte privado, exploro zonas, hago excursiones, comparo precios, como en la calle, disfruto de los restaurantes, recorro los mercados para encontrar las mejores gangas, aprendo a negociar con los mercantes, comparo lo que venden en un sitio y en otro, visito museos, me empapo de la historia, fotografío cada rincón, y ando… ando mucho observando absolutamente todo a mi alrededor, en cada uno de los lugares a los que voy.

Eso me hace conocedora del lugar, y me hace diferente a otras empresas del sector.

– Nos comentaste que solo vendías destinos en los que habías estado y explorado, ¿está China entre tus objetivos actuales?

Como decía antes, China no era mi objetivo cuando vine, pero es cierto que desde que vivo en Shanghái he podido conocer más a fondo la cultura china y  viajando dentro del país pienso que sin duda, es un país interesante de visitar, sobre todo por el choque cultural.

– Suponemos que organizar un viaje en Australia, Singapur o incluso las Maldivas, nada tiene que ver con organizarlo por China, entre otros motivos por la barrera del idioma, ¿crees que es fácil viajar por China?, ¿es necesario optar por un viaje organizado incluso con guía más que viajar por tu cuenta?

Pues efectivamente si lo comparas con otros destinos, China no es un lugar sencillo por el que viajar, sobretodo como mencionas, por la barrera del idioma. Aquí muy poca gente habla inglés, y yo aún no he encontrado a ningún chino que hable español, excepto por la chica que atiende en el Instituto Cervantes de Shanghái.

Viajar en tren por ejemplo: ponerse en la cola para comprar el billete, ya es algo complicado. Teniendo pasaporte extranjero, hay una ventanilla específica para comprar los tickets, lo que no significa, que la chica sepa hablar inglés. Es recomendable llevar el destino al que quieres ir y la hora a la que deseas viajar, escritos en Chino, facilitará mucho las cosas. Una vez tienes el billete en la mano, averiguar la puerta de embarque es otra tarea… y así un sin fin de pequeños obstáculos que sin duda, en otros países son mucho menores o ni siquiera existen. China está todavía muy cerrada al turismo, aunque eso lo haga atractiva en muchos aspectos.

China es un destino que yo personalmente recomendaría hacer con guía, e incluso con grupos si se quieren ver muchas cosas en un período corto de tiempo.

– A pesar de estos problemillas de logística que se pueden encontrar los viajeros, ¿por qué recomendarías este país?, ¿qué se van a encontrar los turistas que no puedan ver en otras partes del mundo?

Bueno, tengo que decir que China lo recomendaría dependiendo de qué tipo de viaje se busque, ya que como mencionaba antes, el choque cultural es muy grande y los chinos no conviven como los occidentales.

Tengo que mencionar los osos pandas, ya que son el tesoro nacional de China. Estos adorables animales gigantes les gustan a todo el mundo, y además de La Gran Muralla China, Los Guerreros de Terracota, ó La Ciudad Prohibida, que sin duda son visitas turísticas obligadas en China y el sello de identidad de este país; visitar y jugar con los osos pandas en Chengdu, hace inolvidable cualquier viaje a China. Este es su lugar de origen en el mundo.

– ¿Podrías confesarnos un secreto? Hasta ahora, ¿cuál es tu rincón preferido de China?

Aún me queda mucho por explorar, pero puedo confesar que hasta el momento, mi rincón favorito es el “West Lake” de Hangzhou, dentro de la provincia de Shanghái. El paseo nocturno por el lago, el juego de luces reflejadas en el agua, tanta vegetación, música tradicional de fondo, terrazas… Incluso el nivel de turismo está justificado, no se encuentra la masificación que existe en otros lugares de China.

– Por otro lado, no quería obviar otra faceta de tu vida laboral en China y es que, según nos has comentado, impartes clases de español e inglés tanto a personas chinas como a extranjeros que residen en Shanghái, ¿es el español una lengua demandada en China?, ¿fue fácil conseguir trabajo como profesora de idiomas?

Pues sin duda el idioma más demandado es el inglés entre los chinos, pero el español cada vez se hace con más territorio y yo tengo que reconocer que trabajo mucho más enseñando español a hijos de otros expatriados y a chinos, que enseñando inglés. Aunque esto también se debe a la oferta de profesores nativos de un idioma y otro.

No sabría decirte si es fácil o no encontrar trabajo como profesora, ya que en mi caso, puse un anuncio y conseguí mi primer estudiante, y de ahí ha sido un boca a boca maravilloso que a día de hoy me permite tener más de una clase al día, absolutamente todos los días de la semana.

Tengo compañeros que no tienen la misma suerte y otros que incluso trabajan enseñando español para empresas, cosa que yo no he podido hacer por falta de tiempo, también se me presentó esa oportunidad.

– Viendo tu carrera en estos meses en China, podemos decir que no has perdido mucho el tiempo, ya que además colaboras exportando productos fabricados en este país, ¿sigue habiendo una demanda de los productos de la que hasta hace poco era “la fábrica del mundo”?

Por supuesto que si. Yo no me había ni siquiera planteado trabajar en la importación, cuando recibí peticiones de varios contactos tanto desde España como desde EEUU (país de origen de mi pareja) para colaborar en la compra de productos fabricados en China, aprovechando que yo estaba aquí y podía investigar por mí misma.

Sigue existiendo mucha demanda, y a pesar de que el chino actual además de fabricante ES consumista a diferencia de hace no muchos años, China sigue siendo la fábrica del mundo.

Algunos países latinoamericanos o India, son actuales competencias, pero no olvidemos que China es un gran gigante y se puede comprar prácticamente de todo. Son capaces de fabricar cualquier cosa, y si es copiar, mejor aún.

– Para realizar este trabajo viajas por todo el país para visitar las fábricas y negociar directamente con los empresarios chinos, ¿cómo son estas negociaciones?, ¿es fácil llegar a un acuerdo?, ¿con qué problemas te sueles encontrar?

Esta pregunta merece una respuesta detallada pero resumiendo un poco, puedo decir que el chino es un grandísimo negociador y sabe de nuestro interés en comprar. La competencia no le asusta, pues otro cliente vendrá después de nosotros. Hay que negociar mucho, y siempre para grandes cantidades, aunque luego podamos reducirlas en cierto modo.

Llegar a un acuerdo es fácil dependiendo de lo flexible que uno mismo sea, y he aprendido donde está el límite de los chinos, y cuando lo pasas, no hay negociación que valga, y el acuerdo no se cierra. No les gusta que se infravaloren su trabajo o sus productos.

Los problemas con los que me encuentro además del idioma, es que los chinos siempre intentan venderte lo que ellos quieren, por lo que la discusión se multiplica, primero tienes q dejar claro lo que te interesa y luego negociar el precio y las cantidades. Cuando todo parece que está claro (esto puede llevar horas), una pregunta más es suficiente para volver al principio. Son gente muy cuadriculada y cerrada… Es muy complicado negociar con ellos, aunque todo es practicar y yo he aprendido muchísimo en unos cuantos de meses. Pero aún me queda demasiado camino por recorrer en esto de la importación – exportación.

Otro de los aspectos negativos de trabajar en esto, es que como has dicho, viajo hasta las fábricas, que suelen estar en ciudades mal comunicadas y muchas de ellas están en medio de la nada. El nivel de pobreza en China sigue siendo muy alto, y he llegado a ver situaciones sorprendentes y muy desagradables. Por suerte, China es un lugar muy seguro en mi opinión, tanto que incluso viajando sola y siendo mujer, nunca me ha pasado nada, cosa que me tranquiliza y me anima.

– Me gustaría acabar con una pregunta obligada, ¿hablas chino?, ¿crees que es necesario hablar este idioma para el sector del comercio y las exportaciones o con el inglés es suficiente? Si no es así, ¿cuentas con algún intérprete?

No hablo chino. Sólo se algunas cosas básicas como saludar o dar las gracias, y algunos números, nada. Para vivir en un lugar como Shanghái o Pekín, no es necesario hablar chino, pues son ciudades bastante desarrolladas, y con llevar escrito lo que quieres, se puede sobrevivir. Aunque siempre te encuentras en situaciones en la que tienes que recurrir al traductor del teléfono, muchas veces.

Trabajo con extranjeros a los que les enseño español, por lo que no necesito el chino, y mis alumnos chinos se defienden con el inglés, así que más de lo mismo. Es cierto que para el tema de la importación es necesario contar con un intérprete cuando se cierran los acuerdos, ya que hay muchos documentos que se deben tener en regla, y yo sólo los contrato cuando ya he encontrado el producto que quiero, he negociado el precio y he cerrado el acuerdo, aunque los hay que trabajan contigo desde el principio. A mi me gusta hacer las cosas por mi misma, creo que es la única forma de asegurarme que están hechas como yo quiero.

Sandra, gracias de nuevo por tus palabras, esperamos expectantes tu próximo artículo para saber a qué destino nos llevarás.

Pueden contactar conmigo a través de mi blog personal donde cuento mi historia de cómo empecé a trabajar y estudiar fuera de España, los países que he recorrido y muchas anécdotas que me han ido pasando.

Ver también

Las personas chinas y su amabilidad: occidentales a ojos de orientales

¿Por qué nos miran tanto y sonríen? ¿Se están riendo de nosotros? ¿Estoy haciendo algo …

3 comments

  1. Me ha encantado este artículo.

    Como Sandra yo también estudie turismo y ahora mismo estoy viviendo en China en la provincia de Shandong y también estoy dando clases de inglés. Y aunque este primer viaje será corto me encantaría volver a China es un país que a pesar del choque cultural y la barrera del idioma me ha sorprendido para bien.

    Gracias nuevamente por este artículo. Un saludo.

  2. Juan de Dios Cáceres

    Muy buena entrevista 🙂

  3. Hola sandra podrias escribirme al correo vamos a ir en septiembre y me gustaria se te puedo hacer una preguntillas.gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.