Reino Unido, Patrimonio de la Humanidad

Inglaterra no significa solo Londres, y Reino Unido no significa solamente Inglaterra. Así que, si estás planeando un viaje a United Kingdom, y no quieres limitar tu itinerario a la capital, hay innumerables sitios, ciudades y pueblos que merecen una visita. Si no tenemos ninguna idea de lo que queremos conocer, el listado de la UNESCO puede servir como inspiración para guiarnos en la organización del viaje. No se encuentran solamente en Londres los monumentos y lugares declarados Patrimonio de la Humanidad: el Reino Unido cuenta con un total de 25 sitios en el famoso listado, y no se trata solo de monumentos de gran valor histórico, como la Torre de Londres, sino también de sitios de gran belleza y valor paisajístico, como Dorset y la costa este de Devon.

Reino Unido, Patrimonio de la Humanidad

Obviamente, si nunca has visitado Londres, tienes que empezar por la capital. Pero si tienes bastante tiempo, o si ya has visitado la metrópoli alguna vez, puedes dedicar parte de tu viaje a otros destinos. Algunos se encuentran cerca de la capital. Por ejemplo, Canterbury.

Si la etapa principal de tu viaje sigue siendo Londres, puedes alojarte en la metrópoli, por ejemplo en un apartamento o en una habitación en un piso compartido, para ahorrar aún más (generalmente, no es difícil encontrar alojamientos convenientes, en plataformas como HouseTrip). Desde Londres, el viaje en tren hasta Canterbury dura una hora: desde la estación London St Pancras, se coge el tren en dirección a Dover Priory y en Ashford International se hace trasbordo al tren en dirección a Margate, que para en la estación de Canterbury West. La ciudad de Canterbury, en Kent, es sede del arzobispo anglicano que es el primado de toda Inglaterra, de allí su importancia histórica. Su Catedral, que desde el siglo XII empezó a ser meta de peregrinaje, es el monumento más famoso de la ciudad.

Otra magnífica ciudad a donde se puede llegar en tren es Bath, situada en el sudoeste de Inglaterra, a algo más de 150 kilómetros de Londres. Esta antigua ciudad fue fundada por los romanos como complejo termal: uno de los uno de los lugares de mayor interés son los baños, considerados unos de los restos romanos más importantes al norte de los Alpes. Posteriormente, durante la Edad Media, Bath fue un importante centro de la industria lanera. Pero fue en el siglo XVIII cuando Bath se convirtió en una ciudad elegante, gracias a magníficos edificios georgianos, de estilo neoclásico. A Bath se puede llegar en tren saliendo de la estación de London Paddington (tren en dirección a Bristol Temple Meads) y el viaje dura una hora y media.