Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Costumbres en China / ¿Qué hacen los chinos con sus difuntos? ¿Es verdad que se deshacen de ellos?

¿Qué hacen los chinos con sus difuntos? ¿Es verdad que se deshacen de ellos?

Una de las cosas que más pie da a chistes y a preguntas de respuesta dudosa es la cuestión de: ¿y a dónde se van los chinos cuando mueren? ¿Qué es lo que hacen con sus difuntos? Y es que, a pesar de que cada vez estamos más acostumbrados a la población de origen chino en nuestras calles y a que cada día estén más integrados en la vida social, rara vez se encuentran en nuestros cementerios nichos, tumbas de ningún tipo en las que encontremos nombres chinos.

Ejemplo de imagen que no veremos fuera de China: zombis chinos. Claro, que lo de las verduras asesinas tampoco lo vamos a ver...
Ejemplo de imagen que no veremos fuera de China: zombis chinos intentando invadir la Gran Muralla. Claro, que lo de las verduras defendiendo el campo tampoco lo vamos a ver…

La explicación a esto la tenemos en el origen mismo de la razón que les ha impulsado a salir de China. La mayoría de la inmigración china lo hace por idéntica razón: salir de su país para encontrar en otros la oportunidad de desarrollo económico que en sus pueblos o ciudades de origen no tienen, para poder así proporcionar a sus familias, especialmente a sus hijos, mejores oportunidades de futuro. Salen de China con una idea muy clara en la mente: trabajar para pagar cuanto antes las deudas económicas que han contraído con amigos y familiares, que les han prestado dinero para este proyecto, y ahorrar para poder dar a sus hijos una mejor vida y mejores lugares de estudio.

Ahora bien, cuando sus hijos ya han terminado de estudiar y han encontrado trabajo, bien sea en los lugares a donde sus padres emigraron, bien en China, bien en un tercer país (como en muchos casos ocurre), y ellos ya han conseguido ahorrar suficiente para pagar sus deudas y tener un buen colchón para años sucesivos, la mayoría de ellos prefieren regresar a China, y reinvertir lo ganado en algún tipo de negocio, que les permita ganarse la vida en su país de origen, o incluso ayudar a sus hijos a montarlo.

Lo lógico en este punto sería preguntarse, ¿y por qué no se quedan en sus países de acogida, tras tantos años? ¿No se sentirán sus hijos más de estos países donde han crecido que de la propia China, que habrán pisado apenas unas veces en la vida? Lo cierto es que, debido a las ideas tan claras con las que salen de su país (trabajar para conseguir más dinero), rara vez se integran en las sociedades de su país de acogida. No crean vínculos sociales, emocionales, en estos países, por lo que cuando su “misión” termina, lo que desean es volver a su país, donde está el grueso de su familia, su hogar, su cultura, para pasar allí los días de su segunda juventud, su vejez y sus últimos días de vida.

Fuente de las imágenes | ISAM 2013, Games in Asia

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

4 comments

  1. Gran artículo, muchos españoles deberían leerlo y dejar de decir tonterías…

  2. Teniendo cuenta que los españoles hemos sido, desde siempre gente que ha emigrado, no entiendo qué hay de raro en el comportamiento de los ciudadanos chinos. Como gallega que soy, la mayor parte de mi familia ha emigrado a otros países para buscarse la vida, exactamente con la misma finalidad que cualquier emigrante y aunque ahora las cosas hayan cambiado, los españoles, hacíamos lo mismo que hacen los chinos: no nos relacionábamos con otras nacionalidades que no fuesen la nuestra y no salíamos de nuestras casas (en las que vivían muchísimas personas juntas) para poder ahorrar y enviar dinero a nuestras familias y vivir la jubilación en nuestro país. No entiendo para nada el comportamiento de los españoles con respecto a la inmigración, cuando hemos salido adelante gracias a las familias que han tenido el coraje suficiente de salir a otros países, sin estudios, sin cultura, sin conocer el idioma, pero eso sí, con un par de narices, pero parece que ahora, que nos toca “ver los toros desde la barrera” todo se ve muy sencillo. Para mí es de admirar cualquier persona que deja su país para buscarse la vida. Saludos

  3. Muchas gracias, Desiree. Yo también creo que nos haría falta saber un poquito más de los inmigrantes chinos antes de emitir opiniones basadas en prejuicios…

  4. No podría estar más de acuerdo contigo, Maite. Yo vengo de Andalucía, que si algo tiene en común con Galicia es precisamente el alto porcentaje de población que ha tenido que salir fuera a buscarse las habichuelas, y también me sorprente muchísimo el tipo de comentarios que a veces he oído sobre la inmigración que nos llega, cuando en nuestras familias todos tenemos o conocemos a alguien que salió fuera de su pueblo, como tú dices, sin saber ni el idioma del país a donde iba, para sacar adelante a su familia. Merecen todo nuestro respeto las personas, sean del país que sean, que hacen algo así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.