Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Costumbres en China / ¿Es verdad que los chinos tienen una sonrisa muy hipócrita?

¿Es verdad que los chinos tienen una sonrisa muy hipócrita?

¿Quién, estando en China, no se ha extrañado de la frecuencia con la que sonríen los chinos, incluso cuando no hay razones para hacerlo? ¿A quién no le ha irritado hasta la extenuación esa risita del hostelero chino que va acompañando a un “Lo siento, nos olvidamos de reservar su habitación” o a la del camarero junto a un “Lo lamento, en cocina no se han dado cuenta y han añadido picante a su plato”? ¿O quién, en una reunión de trabajo, no ha sentido deseos de explicar un par de cosas en tono muy poco amable a ese compañero de trabajo chino que se ha olvidado de traer una documentación importante, y que se excusa con una sonrisilla boba, sin decir nada más?

La risa es un potente transmisor de emociones, normalmente positivas, y un modulador conversacional, es decir, un elemento que añadimos de forma inconsciente cuando interactuamos con otros para obtener ciertos resultados: por ejemplo, en la cultura española, cuando entre amigos queremos evitar que el enfado de nuestro interlocutor aumente, solemos añadir una pequeña sonrisa que actúe como apoyo a nuestras palabras. Sin embargo, este uso de la risa acompañando a nuestra interacción verbal está fuertemente determinado por nuestra cultura de procedencia, y de ahí que nos resulte tan extraña la incorporación de la risa a ciertas interacciones en China, donde para nosotros sería más adecuado y comprensible un tono más serio, una cara de disculpas o incluso un gesto de enfado.

SonrisaPara comprender las razones que motivan esa sonrisilla tan característica de China mencionada en el primer párrafo tendremos que acudir a razones culturales. El origen de la misma, por remota que nos parezca la relación, se encuentra en el carácter eminentemente colectivista de la sociedad china, donde el cómo o qué sienta un individuo de forma personal se sitúa en un segundo plano de importancia con respecto al estado global de todos los interlocutores. Es decir, en una interacción comunicativa lo importante no es lo que yo como individuo sienta o piense, sino que toda la situación se lleve a cabo de la forma más estable posible para todas las partes. Se trata, básicamente, de una búsqueda de la armonía por encima de todo: no importan las personas a título personal, sino el colectivo que interviene. Si no estoy de acuerdo con lo que dice la persona sentada frente a mí, no lo voy a decir directamente, porque esto hará que el ambiente se enrarezca, así que utilizaré herramientas indirectas para hacer notar que discrepo con su opinión: utilizaré un lenguaje suave para decir que “no” y acompañaré, además, mis palabas con una sonrisa para tratar de compensar con ella el mal ambiente que puedo estar creando con mis palabras; la otra parte, además, recibirá mi crítica también con una sonrisa, para que no se note en exceso que no le está gustando lo que está oyendo, y así el ambiente no se cargue negativamente. De ahí esa sonrisa del camarero o del hostelero de más arriba: están tratando, con esta sonrisa, de compensar la mala situación que la noticia que traen está generando.

Esta interacción, que a nuestros ojos occidentales puede parecer pura hipocresía, en la sociedad china se considera no sólo correcta, sino necesaria para el buen mantenimiento de las relaciones sociales. Como occidentales, es inevitable que nos produzca un cierto rechazo, ya que para nosotros tiene un valor completamente diferente: vemos risa donde estamos esperando gestos de disculpa. Conocer el distinto valor que tiene para la cultura china esta “risa compensatoria” es imprescindible, especialmente si queremos que nuestras interacciones en situaciones delicadas lleguen a buen puerto.

Fuente de las imágenes | Pixabay, China Law Flash

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.