Home / Costumbres en China / Historia del cine chino VII: La Quinta Generación

Historia del cine chino VII: La Quinta Generación

Con la Revolución Cultural finalizada, Deng Xiaoping promueve en el seno del partido una política de reforma y apertura para la construcción de una nueva China. En el ámbito cinematográfico esto provoca que se puedan volver a ver películas antiguas censuradas durante los últimos años, además de cine procedente de Hong Kong y Estados Unidos, lo cual reactiva de forma enorme el interés del publico, que llegaría a los 293 millones de espectadores en 1979.

Historia del cine chino VII: La Quinta Generación
“Sorgo Rojo” (1988)

La Academia de Cine de Beijing comenzaría su primer curso en 1978 con unos 100 estudiantes, en estas clases aprenderían técnicas cinematográficas, fotografía, grabación, lenguaje narrativo y tendrían acceso casi ilimitado a una infinidad de películas tanto locales como internacionales. Cada alumno debía ver unas 4 películas semanales durante los 4 años de curso, lo cual hacia que salieran de la Academia habiendo visto al menos 1000 películas. Esto los convierte en la primera generación de cineastas chinos realmente formada de forma especifica en cine, no en cine comunista, en técnicas propagandísticas o autodidactas como en generaciones anteriores.

En 1982 se licenciaría este primer curso. Ese mismo año cuatro estudiantes de la promoción fueron a trabajar a los estudios Guangxi y un año después invitaron a Kagie Chen, compañero de curso, a trabajar con ellos en la producción de “Tierra Amarilla” (1984), que cuenta la historia de un soldado que ha de recorrer los pueblos buscando canciones populares alegres y optimistas. Con un estilo casi musical, los planos, la filmación, la narración o la fotografía, a cargo de Zhang Yimou, denotan un gran cambio en la concepción del cine que se tenia hasta ese momento en China. También en 1984 Zhang Junzhao realiza “Ocho y Uno”, de nuevo con Yimou como fotógrafo, y con ella nacería oficialmente la producción de la Quinta Generación del cine Chino. Directores como Tian Zhuangzhuang, Wu Ziniu, Hu Mei, Zhou Xiaowen o la directora Li Shaohong, entre otros, conformarían este grupo destinado a encumbrar el cine local.

Esta Quinta Generación realiza una exploración sin precedentes. Producen películas muy diferentes a las anteriores en temas narrativos, imágenes, técnicas de grabación o asociaciones artísticas y constituyen una gran modernización del cine chino. Estos cineastas utilizan formulas personales y estilos diversos, variedad de temas y renovación en las formas de expresión, pero comparten en general su alejamiento a las temáticas políticas de directores anteriores, y se plantean mucho más a menudo el punto de vista crítico. A veces se les ha criticado por su excesivo simbolismo y la falta de atención a las narrativas más tradicionales o el desarrollo de los propios personajes, pero eso es más algo buscado, en más de una ocasión para ocultar en cierto modo la crítica a los ojos de la censura, que una falta de habilidad. Estas obras abarcan desde la comedia negra y la sátira política, como “The Black Cannon Incident” (Hei pao shi jian, 1985), de Huang Jianxin, a la temática esotérica, como “La vida pendiente de un hilo” (Bian zou bian chang, 1991) de Kaige Chen, formando un crisol de temas y acercamientos.

adios a mi concubina
“Adiós a mi concubina” (1993)

Pero las películas de los mayores exponentes de esta generación también llegarían a occidente. El debut como director de Zhang Yimou, “Sorgo Rojo” (1987), ganaría el Oso de Oro de Berlín, y “La historia de Qiu Ju” (1991) el León de Oro de Venecia; “Adiós a mi concubina” (1993) de Kaige Chen, la Palma de Oro de Cannes. Estas, junto con “Tierra Amarilla”, “La Cometa Azul” (Tian Zhuangzhuang, 1993) o “Vivir” (Zhang Yimou, 1994) conforman un buen escaparate de lo que sería este movimiento cinematográfico.

La Quinta generación se da por concluida con las Protestas de la Plaza de Tian’anmen en 1989, a pesar de que los directores más representativos del movimiento, Zhang Yimou y Kagie Chen, siguieron realizando películas y algunas de ellas siendo los mayores exponentes de su propio cine.

Por su parte los directores de la Cuarta Generación seguían en activo, por lo general inmersos en dramas que recuerdan los traumas de la Revolución Cultural. Realizadores como Wu Tianming dedicaban sus beneficios a financiar a directores coetáneos. Con “El viejo Pozo” (1986) ganaría el Golden Rooster a mejor director, al igual que con “La sombra del emperador” (1996), pero finalmente acabaría emigrando por un tiempo a Estados Unidos.

Hacia finales de la década de 1980 y principios de 1990, surgió un auge sin precedentes de temas relacionados con la Revolución Comunista China. La película “La fundación de la República Popular China” es una de las más representativas. Los lideres revolucionarios dejaron de ser mitos para convertirse en personajes de la gran pantalla, cosa muy atractiva para el público local.

tiananmen
Conocida imagen de las Protestas de Tiananmen

En 1989 los Estudios Primero de Agosto empiezan a rodar “La Guerra Decisiva”, pasando por más de 50 ciudades y distritos de toda China y contando con la participación de mas de 150.000 civiles y 130.000 militares de casi todas las divisiones del ejercito. En total 3,3 millones de personas colaboraron en la producción convirtiéndola así en la mayor creación de la historia del cine chino. Esta película recrea en pantalla las tres batallas decisivas de Liaoshen, Huaihai y Pinjin, mostrando la lucha del Ejercito de Liberación y su unión al pueblo. Tal sería el éxito cosechado que se producirían varias secuelas como “El Gran Viaje” y “La Gran Ofensiva”.

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.