Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Costumbres en China / Historia del cine chino VI: Cicatrizando las heridas

Historia del cine chino VI: Cicatrizando las heridas

Con China sumergida en la Revolución Cultural la esposa de Mao, Jian Quin, propició el rodaje de diversas películas de corte revolucionario, ópera de Pekín y danza, a partir del comienzo de la década de 1970 que seguían estrictamente sus tres principios: personajes positivos, héroes entre los personajes positivos y un héroe entre los héroes. Además utilizaba colores vivos y ángulos de cámara que ponía siempre al héroe por encima del villano. También se lanzó a la producción de películas que atacaban a sus adversarios políticos ensalzando los valores propios como en “Romper con las viejas ideas” (1975), que muestra la necesidad de estudiar el pensamiento de Mao y de valorar la Revolución.

Historia del cine chino VI: Cicatrizando las heridas
“Romper las viejas ideas” (1975)

Pero a finales de 1976 Mao muere y los movimientos revolucionarios y políticos a su alrededor caen como un castillo de naipes. Se detiene a la denominada Banda de los Cuatro, encabezada por la propia Jian Quin, y a muchos de sus simpatizantes dentro del partido y el ejército y se les juzga por sus atrocidades durante la Revolución Cultural. China está habida de pasar página y rápidamente la vida cultural y política empieza a normalizarse.

Tras la Revolución Cultural el cine extranjero empieza a verse en el país, después de pasar al férrea censura gubernamental, y las salas y eventos relacionados con el cine se hacen muy populares. Sin embargo, la industria cinematográfica local estaba prácticamente desmantelada y los cineastas que habían sobrevivido a la Revolución Cultural eran los encargados de volver a realizar películas locales. Estos son los pertenecientes a la Cuarta Generación del cine chino, autodidactas o graduados en la década de 1950, que crecieron como cineastas sumergidos ya en la cultura comunista pero que casi no habían visto cine extranjero salvo el procedente del bloque soviético y, aún así, en la década de 1960 ya rompían esas cadenas y experimentaban nuevos elementos cinematográficos e historias.

Esta generación está fuertemente marcada por la vorágine política y social de principios de la década de 1960 y, en particular, por la película “Lei Feng” (Dong Zhaoqi, 1964), que narra la historia de un joven soldado del ejercito que dio su vida por la Revolución. Este hecho fue tan popular y representativo del sacrificio por la patria que en 1963 se lanzó la campaña “Aprendamos del camarada Lei Feng”, día que aún se celebra e incita a los chinos a realizar buenas acciones, ser modestos y trabajar por el bien común.

Lei Feng
Lei Feng

Paradójicamente estos realizadores tan implicados con la propia revolución fueron los primeros en sufrir persecución durante la Revolución Cultural, siendo apartados de la vida pública, encarcelados  o llevados a campos de trabajo en zonas rurales donde debían “vivir la vida del proletario”. Pasado 1976 estos realizadores, y otros pertenecientes a la que sería la Quinta Generación de cineastas locales, contarían sus amargas experiencias y el caos vivido en aquellos días, dando lugar a un nuevo género denominado “drama de cicatrices”.  Así películas como “Lluvia por la Tarde” (Wu Yonggang, Wu Yigong, 1980), “Leyenda de la montaña Tianyun” (Xie Jin, 1980), “Ciudad de Hibisco” (1986), “La cometa azul” (Tian Zhuangzhuang, 1993) y “Vivir” (Zhang Yimou, 1994), muestran diversas perspectivas sobre el drama emocional del pasado.

Por su parte en Hong Kong se vivían turbulentos tiempos de cambio en la industria cinematográfica que variarían mucho el panorama fílmico de la colonia británica. En primer lugar la fugaz estrella de Bruce Lee en el panorama local hace que el cine de artes marciales sustituya poco a poco al Wuxia en las preferencias locales. En 1978 Jackie Chan protagoniza “Snake in Eagle’s Shadow” y “Drunken Master”, ambas para la independiente Seasonal Film Corporation, y Sammo Hung. que llevaba ya algunos años en el mundo del cine, lanza ese mismo año las comedias de artes marciales “Dirty tiger and crazy frog” y “Enter the Fat Dragon”. Estos son solo algunos ejemplos de como el mercado estaba plagado de este tipo de películas.

Los fastuosos dramas marciales de capa y espada de la Shaw Brothers empiezan a verse como algo anticuado, aparte que eran mucho más caros de producir que las películas de Kung Fu que empiezan a copar el mercado producidas por pequeños estudios independientes que suman una fuerte competencia. Además, la vuelta del cine Cantonés a la gran pantalla define un estilo mucho más moderno de hacer películas, centradas en la vida en la ciudad y alejadas del cine de época. Todo esto, sumado a la proliferación de la televisión y la importación de cine extranjero, producen una crisis de los grandes estudios, principalmente la Shaw Brothers, que han de renovar su producción si no quieren verse abocados al fracaso.

drunkenmaster
Jackie Chan y Yuen Hsiao-Tien en “Drunken Master”

Desde mediados de la década de 1970 podríamos decir que “todo vale” a la hora de realizar o vender una película, lo cual convierte esos años en la década del cine independiente y de los “exploits”. Entre la producción normal de esta cinematografía se cuelan muchas películas en las que la violencia es la protagonista, se realizan cintas de terror, magia negra, policíacos basados en hechos reales, películas que giran del drama romántico suave a la violación con desnudos, clones de Bruce Lee haciendo películas a cada cual más extraña… todo puede encontrarse en estos tiempos de cambio.

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.