Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Costumbres en China / Historia del cine chino IV: La China comunista

Historia del cine chino IV: La China comunista

Tras su llegada al poder el Partido Comunista de China vio en el cine uno de los mejores medios propagandísticos para llegar de forma sencilla a las masas y por eso puso su punto de mira en la industria del entretenimiento. A partir de comienzos de la década de 1950 se prohíben todas las películas procedentes de Hong Kong y Hollywood buscando potenciar la industria local y dejan de salir películas chinas al extranjero, produciendo solo para el mercado interno. Además se prohíbe la exhibición de la inmensa mayoría del cine anterior a 1949 por representar valores que se pretenden erradicar de la nueva China.

Estos movimientos no solo afectan a la China Continental, sino que al no producirse cine para la exportación se deja huérfanas a las enormes comunidades chinas que viven en los países del sudeste asiático, esto hace que el hueco que antes ocupaba el cine de Shanghai deba ser ahora ocupado por el cine de Hong Kong, y en menor medida Taiwan, produciéndose un boom en la industria local.

Historia del cine chino IV: La China comunista
“The Love Eterne”

El cine de Hong Kong hasta ahora había sido realizado para el mercado local y rodado en dialecto cantonés, pero empezar a producir de cara a la exportación hace que el mandarín, idioma mucho más universal del pueblo chino, tome fuerza en la producción. Además a principios de la década de 1960 el gobierno británico aprobó una ley por la cual todas las películas debían estar subtituladas en inglés, para que los funcionarios ingleses pudieran evaluar su contenido. Muchos estudios chinos aprovecharon este esfuerzo y subtitulaban también las películas en chino, que podía ser leído por cualquiera sin importar el dialecto y las hacia mucho más exportables a pesar del idioma.

Entre las productoras más importantes ubicadas en Hong Kong en la década de 1950 seguimos teniendo un nombre conocido, la Shaw and Sons de los hermanos Shaw, que nace de la recuperación de la antigua Nanyang por la familia tras la guerra y que en 1959 se convertiría en la Shaw Brothers. Su competencia directa sería la Motion Picture and General Investment Co. Ltd. (MP & GI) y posteriormente, durante la década de los 1960, la Cathay.

La producción de los hermanos Shaw tocaría muchos palos pero en estos años destacaría por sus melodramas clásicos y sus musicales Huángméidiào, derivados de las tradicionales operas chinas y que solían mezclar épicas historias o crudos romances con música tradicional, como puede verse en los títulos de Li Han HsiangThe Kingdom and the Beauty” (1959) o el superéxito de la época “The Love Eterne” (1962), protagonizada por Betty Loh Ti e Ivy Ling Po. También serían populares las adaptaciones de novelas clásicas y conforme avanzan los años el cine de artes marciales y los Wuxia, que poco a poco abandonan ese aire más fantasioso de cuento popular para tratar acercamientos más serios y violentos como en “Come Drink with Me” (1966) o “Dragon Inn” (1967).

"Come Drink with Me"
“Come Drink with Me”

Pero volvamos a la China Continental, en donde los estudios existentes se nacionalizan y se crean estudios regionales para fomentar la producción local, dejando a un lado a la antigua meca del cine, Shanghai. En este control público total productoras nacionales como BeiYing, ChangYing o SangYin remplazan a las antiguas WenHua y KunLun en la producción.

Para el Partido Comunista es importante fomentar el punto de vista del proletariado y la conciencia de clases para consolidar los profundos cambios sociales y que arraiguen en la mentalidad popular. Para ello se realizan películas desde el punto de vista de las clases más bajas, que muestran el sufrimiento del pueblo y las difíciles condiciones de vida en la época feudal, como “The Bridge” (1949) o “La mujer del cabello blanco” (1950).

Se envían directores y fotógrafos a Moscú para instruirles en las nuevas técnicas cinematográficas y en los movimientos culturales que se estaban produciendo en el bloque comunista, lo cual hizo que la calidad técnica de la producción China creciera exponencialmente. Pero no solo crecería en calidad sino en cantidad, realizándose más de 600 películas entre 1950 y 1965. El cine cobra gran importancia en la China Comunista y en 1956 se funda la Academia de Cine de Beijing, que potencia nuevos géneros y acercamientos al séptimo arte, siempre dentro de los límites del férreo control gubernamental. Además, justo al comenzar la década de 1950 se edita la primera revista nacional sobre cine llamada “Cine Popular”.

En este ambiente, en donde el cine esta más que arraigado, se producen películas como la conocida “Havoc in Heaven” (1964), que cuenta la tradicional historia de Sun Wukong (personaje principal de la obra “Viaje al Oeste”) y que ganaría el premio a mejor película en el Festival de Cine de Londres, que mezcla animación tradicional con técnicas clásicas chinas como marionetas, teatro de sombras, pintura, etc.

"Destacamento rojo de mujeres"
“Destacamento rojo de mujeres”

A principios de la década de 1960 las relaciones con el bloque soviético se enfrían y el ansia de innovar que se gesta en el cine chino, sumado a la relajación de la censura por parte del gobierno, hace que se aleje del estilo impuesto años antes y se prueben nuevas formas de contar historias y hacer cine, realizando películas que muestran mucho mas claramente como es la china de la época y en donde los cineastas podían introducir elementos de autor. Así realizadores como Xie Jin crean conocidas obras como “Destacamento rojo de mujeres” (1961) y “Dos hermanas de escena” (1965).

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.