Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Españoles en China / Guillermo R. Nuño, gestor de una plataforma web en Hangzhou

Guillermo R. Nuño, gestor de una plataforma web en Hangzhou

Todavía no habíamos estado en la ciudad de Hangzhou, ¿verdad? Hoy hablaremos con Guillermo R. Nuño, un joven español que vive en esta ciudad desde hace año y medio, donde trabaja para el Grupo Alibaba, siendo el primer y hasta ahora, único hispanohablante de la empresa.

Guillermo R. Nuño en Alibaba

Nombre: Guillermo R. Nuño
Ciudad natal: Cuenca
Ciudad en China:
Pekín, Hangzhou
Fecha de llegada: Septiembre 2011
Edad: 28
Profesión: Operaciones de Plataforma Web
Estudios: Ingeniero Superior de Telecomunicaciones

– Guillermo, bienvenido a tu casa. Decía que llevas año y medio en Hangzhou, pero creo que llegaste a China hace dos años, ¿qué hiciste durante esos primeros meses?

Hola, encantado de hablar con vosotros.

Los seis primeros meses los pasé en la universidad de Aeronáutica de Pekín (Beihang), haciendo un proyecto sobre el sistema de navegación Galileo, que supuso mi primer contacto con el idioma, el país y la cultura chinos.

– Además, esta no es la primera vez que te dejas caer por Asia, ya que antes habías trabajado en Japón, ¿de dónde viene ese interés por estas dos culturas?

Mi interés por las culturas orientales se remonta a 2004, cuando el destino puso en mi camino a un chico Japonés llamado Tomoyuki que estudiaba en Valencia. Llegamos a ser muy buenos amigos, me enseñó Japonés y me invitó a pasar dos meses con su familia en Tokyo ese mismo verano. Este podría considerarse el origen de mi pasión por Japón. Luego tuve la oportunidad de trabajar en Tokyo y en Jakarta y mi interés por oriente no ha dejado de crecer desde entonces.

 – ¿Podrías contarles a nuestros lectores brevemente a qué se dedica el Grupo Alibaba y cuál es tu labor en la empresa?  

El Grupo Alibaba es una familia de empresas relacionadas con el comercio electrónico en China. Durante el año pasado, las plataformas B2C y C2C de Alibaba facturaron más que eBay y Amazon juntos. Te puedes hacer una idea de la magnitud y potencial de esta compañía.

Yo trabajo en la página Alibaba.com B2B, el primero de los negocios del grupo Alibaba, y me encargo de las operaciones de las páginas multilenguajes, en especial de la página en español spanish.alibaba.com. Mi teórico puesto de trabajo es identificar las necesidades de los usuarios hispanos a través de análisis de datos y la implementación de soluciones, pero en la práctica hago todo tipo de tareas, ya que de momento no hay más hispanohablantes en la empresa. Un día normal hago cosas tan dispares como gestionar la comunidad hispana de Alibaba en LinkedIn y en los Foros de Alibaba.com, hacer un informe del tráfico de las páginas multilenguaje, dar  webinarios a proveedores chinos sobre las posibilidades y potencial del mercado español y latino, administrar la base de datos relacionada con las infracciones de copyright en español… y un largo etcétera. Aburrirme, no me aburro.

– ¿Te costó mucho encontrar trabajo?, ¿cómo lo hiciste?

No considero haber empleado ni demasiado tiempo ni demasiado esfuerzo en encontrar este trabajo. Hice un par de entrevistas en empresas más pequeñas pero acabé decidiéndome por Alibaba. Lo que sí que le eché es muchísimas ganas y mucho optimismo. El método que empleé ya lo describí en el anterior post que escribí en esta misma página. Básicamente se trata de aplicar a puestos de trabajo “al por mayor” en 51job.com y zhaopin.com, sin atender a años de experiencia ni job description. La única condición era que la oferta de trabajo mencionara la palabra ESPAÑA o ESPAÑOL. Cada día recuerdo que aplicaba a 500 puestos y no me llevaba más de 5 minutos. Por lo normal eran trabajos de ventas en Latinoamérica o programación. Recibía 10-20 llamadas diarias, pero me limitaba mucho no poder hablar chino, así que el 90% de las llamadas no duraban más de 1 minuto.

Cuando encontré trabajo en Tokyo, utilicé otro método, que describiré por si alguien lo encontrara interesante y decidiera probarlo. Pasé varios días buscando en google e hice una lista con 50 empresas tecnológicas con oficinas en Tokyo, su dirección y número de teléfono. Durante dos semanas me despertaba a las 5 de la mañana (por la diferencia horaria) y llamaba una a una a todas las empresas. Las llamadas no eran fáciles porque mi nivel de japonés era muy bajo en aquellos entonces y mi llamada solía circular de departamento en departamento para que finalmente recursos humanos no me hiciera ni caso. La primera llamada es sin duda la más difícil, pero a la quinta ya eres un experto. De esas 50 llamadas, la gran mayoría me dijeron “no, gracias”. Una minoría me pidió el currículum. Aún menos me contestaron el email con mi currículum (yo no tenía nada de experiencia laboral ni tenía buen nivel de japonés), dos empresas acabaron mostrando interés: Siemens y una start-up japonesa. Al final acabé en la start-up japonesa experimentando el país nipón como jamás habría imaginado.

Creo que es importante no desanimarse aunque pasen los días y no haya fruto. La clave es ser perseverante y nunca perder la esperanza. Estar convencido de que encontrarás trabajo, y el trabajo vendrá a ti.

– Para esta misma web escribiste un artículo hablando de las claves para encontrar trabajo en China, ¿qué parte del currículum es la que más valoran las empresas chinas?

En el caso de españoles, lo que más parecen  valorar es nuestro conocimiento de un mercado e idioma extranjeros. Ten en cuenta que al ser español, mi conocimiento de los usuarios hispanos y de mi propio idioma es muy superior al de cualquier chino, aunque ese chino haya pasado media vida en España. Creo que es ahí donde tenemos la oportunidad, sobre todo ahora, con tantas empresas chinas queriendo abrirse al mercado español y latino. Si además comprendes bien la cultura y el idioma chinos, tendrás una gran ventaja frente a otros candidatos.

– En chino hay un término que resulta muy común entre los extranjeros que trabajan en el país y que no es otro que el cambio de profesión o especialidad (换业), ¿es ese tu caso?

Podría decirse que sí. Mis compañeros de trabajo vienen de economía, dirección de empresas, inglés, etc. Soy  el único ingeniero en el equipo y, según mi background, me pegaría más estar en el departamento de IT que en operaciones.

Ahora bien, este 换业 es absolutamente voluntario. Aunque logré terminar la ingenieria superior de telecomunicaciones, la odio con pasión. La sola idea de pasarme la vida en un laboratorio o delante de un ordenador tecleando código me aterraba. Siempre soñé con terminarla y dedicarme a algo diferente que me llenara. Y mi sueño se cumplió. Imagínate lo feliz que soy por fin.

– Empezaste haciendo unas prácticas y después de tres meses conseguiste un contrato laboral, ¿qué visados tenías en cada una de estas situaciones?, ¿cómo fue su tramitación?

Alibaba es una empresa muy grande y seria, por lo que todo fue 100% legal en todo momento. Durante los tres meses de prácticas tuve un visado de estudiante, que es con el único que es legal hacer prácticas. Al conseguir el contrato laboral, obtuve el visado Z de trabajo. La tramitación es lenta y puede tardar de 2 a 4 meses fácilmente, sobre todo si por medio está Navidad y el Año Nuevo Chino, como fue mi caso. Para la tramitación, envié por correo los documentos necesarios y ya solo fue cuestión de tiempo.

– Háblanos de tu experiencia con la lengua china, ¿la utilizas como herramienta de trabajo?

La lengua china me gusta mucho. Todos mis compañeros son chinos y tienen un pésimo nivel de inglés por lo que mi trabajo se desarrolla íntegramente en chino. Emails, reuniones… todo es en chino. Al principio fue complicado porque mi nivel no era para tirar cohetes, pero trabajé muy duro. Imprimía todos los emails y al volver a casa buscaba todas las palabras que no conocía. Acabé con un vocabulario de unas 3000 palabras que descubrí que se usaban con mucha frecuencia dentro de la empresa. El motivo por el que me las apañé durante varios meses con bajo nivel de chino hablado es que mi chino escrito siempre ha sido bastante bueno, gracias a haber estudiado japonés muchos años. Al principio en Alibaba utilizaba el programa de mensajería instantánea para hablar con otros departamentos, porque cara a cara hubiera sido un desastre. Ahora ya por fin no tengo mayores problemas para discutir temas personalmente con otros compañeros.

– ¿Hablabas chino antes de desplazarte al país?, ¿cómo lo has aprendido?

Un mes antes de viajar a China, una amiga me enseñó cómo leer el pinyin, y recuerdo que me pareció increíblemente difícil. Una vez en China, lo primero que hice fue buscar un “language partner”, porque no me gusta estudiar idiomas en un aula, y procuré rodearme de chinos. No tengo ningún reparo en pedirle a mis amigos chinos que me apunten en el móvil alguna frase o palabra que han dicho y que no entiendo, para luego cuando estoy solo poder estudiarla usando el programa Anki (una aplicación de flashcards). Y todo este tiempo en China no he parado de hacer amigos locales, negarme en redondo a hablar inglés con chinos y a repasar las palabras y frases de vocabulario con el Anki.

–  Háblanos un poco de tu día a día, ¿cómo es la vida en Hangzhou?, ¿con qué ciudad te quedas, Pekín o Hangzhou?

Mi vida en Hangzhou es muy cómoda. Vivo a las afueras, donde no hay ni tráfico, ni excesiva gente, pero la zona es muy moderna y tengo tiendas y restaurantes a 1 minuto. Me levanto a las 8, desayuno, me arreglo, y con mi moto eléctrica tardo 5min en llegar al campus. Trabajo tres horas y como. En la empresa tenemos dos cantinas, pero yo hace ya muchos meses que no como comida que no haya hecho yo mismo, por lo aceitosa y grasosas que es en los restaurantes, así que cocino mi propia comida y la llevo al trabajo. Después de comer todavía me queda una hora para relajarme. Si es verano, tomo el sol en la zona del césped del campus o juego a fútbol americano con mis compañeros de Estados Unidos. A las 13.30 vuelta al trabajo, hasta las 6. Durante ese tiempo, no hay ningún problema si haces pequeños descansos y vas a dar un paseo, o a tomar un café al Starbucks que tenemos, o a recoger algún paquete a la oficina de correos, etc. Cada uno tiene su trabajo, y mientras lo hagas satisfactoriamente, nadie te recriminará que tomes descansos o que hagas otras cosas. Por lo general no hago horas extra. A las 6 me voy al mercado a comprar los ingredientes para la cena y la comida del día siguiente, y hay varios tenderos que después de tanto tiempo ya me conocen y charlo un poco con ellos cada día. Después, dependiendo del día, voy al gimnasio, a yoga, o a bailar salsa. A la vuelta cocino, ceno, y dedico unas horas a mi propia empresa, las tiendas de segunda mano en ValenciaCrazy Cash, con el tema de SEO e importación. A la 1 de la mañana caigo rendido a la cama, pero absolutamente feliz.

Foto de Hangzhou

Lo que más me gusta de Hangzhou es que vivo a 100m del río Qiantang, que es precioso. Suelo recorrerlo con frecuencia en patines para relajarme, o simplemente paseo por él cuando necesito desconectar. Aquí en Hangzhou también hay contaminación, pero mucha menos que en Pekín. Pekín es una ciudad a la que le tengo muchísimo cariño, porque fue mi primer contacto con el país y guardo experiencias muy bonitas de aquellos meses, pero no viviría allí durante un periodo de tiempo largo principalmente por la contaminación. Además, el ritmo de vida en Pekín es mucho más rápido que aquí en Hangzhou, con sus horas punta, sus metros atestados, sus edificios de oficinas… Aquí, sin embargo, la vida es más sencilla y tranquila, con mucho verde y muchas posibilidades de hacer deporte.

– Eres el único hispanohablante que trabaja para Alibaba, pero, ¿hay más extranjeros en tu departamento?

En el  campus donde trabajo, que es el cuartel general del grupo Alibaba, hay aproximadamente 12.000 empleados. Pues bien, de esos 12.000, como mucho 10 somos occidentales. Esta es una situación que a mí particularmente me encanta, porque aunque es bien sabido que el problema de trabajar en una gran empresa es que acabas siendo “un número más” y es difícil destacar, en nuestro caso la mayoría de gente nos conoce desde el primer día y quiere hacerse nuestro amigo. El resto de trabajadores te sonríe, es muy majo contigo, y el ambiente que se respira es estupendo.

trabajadores Alibaba

Además, en cada celebración nos piden que actuemos (bien  bailando, bien cantando canciones en chino, bien haciendo de jurado de otras actuaciones al estilo The Voice Of China, etc.) y es francamente divertido. Uno de los momentos más surrealistas fue bailar el gagnam style, vestido de cocodrilo, delante de 300 personas durante la reunión anual.

actuación en Alibaba

– ¿Qué relación tienes con los compañeros de trabajo chinos?

La relación que tengo con mis compañeros es excelente, gracias a un ambiente de trabajo muy cómodo. Hay algunos que me caen mejor y otros que me caen peor, lógicamente, pero la mayoría son muy buena gente dispuesta a ayudarte siempre. En mi día a día debo contactar con muchos departamentos y esto me da la oportunidad de conocer a infinidad de compañeros, algunos de los cuales pasan a ser mis amigos.

– ¿Algún consejo para los jóvenes que quieren venir a trabajar a China?

Como ya comenté en el anterior artículo que escribí para trabajoenchina, los cinco consejos que siempre doy a todo aquel que desea venir a China a trabajar son:

  1. Ofrece algo diferente
  2. Estate en el lugar y momento adecuados
  3. Amplía tu círculo de amigos
  4. No te desanimes y abandones
  5. Ten claro qué exigir y qué no exigir

Guillermo, muchas gracias por tus palabras y mucha suerte en tus andanzas por Hangzhou. Esperamos volver a leerte en Trabajoenchina.org.

Gracias a vosotros por permitirme compartir mis experiencias. Un saludo.

Ver también

Las personas chinas y su amabilidad: occidentales a ojos de orientales

¿Por qué nos miran tanto y sonríen? ¿Se están riendo de nosotros? ¿Estoy haciendo algo …