Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Españoles en China / Íñigo, ingeniero industrial en Xi’an

Íñigo, ingeniero industrial en Xi’an

Cada vez hay más españoles en China y de ellos, la gran mayoría vienen a estudiar chino o a buscarse un hueco como profesores de idiomas. Sin embargo, en Trabajoenchina.org os queremos presentar a personas con diferentes perfiles que vivan en diversos rincones del país. Hoy damos la bienvenida a Hispanohablantes por China a Íñigo, un ingeniero industrial que trabaja en el sector Aeronáutico, expatriado, que vive desde hace aproximadamente un año en Xi’an.

Nombre: Iñigo Meseguer
Ciudad natal: Bilbao
Ciudad en China: Xi’an
Fecha de llegada: 26/01/2012
Edad: 30
Profesión: Jefe de Proyecto
Estudios: Ingeniería en la E.U.I.T.I del País Vasco especialidad en Electrónica Industrial. Post Grado en Economía y Administración de Empresas en la Universidad Autónoma de Madrid. Master en dirección en Calidad Total impartido por SGS & Universidad Politécnica de Madrid.

-Hola, Íñigo. Gracias por darnos esta entrevista que tanto puede ayudar a todas esas personas que están pensando dar un giro a su carrera viniendo a trabajar a China. En primer lugar, ¿nos podrías  contar qué haces exactamente en China?

Un placer. Actualmente trabajo para una empresa aeronáutica de Madrid líder en el sector de componentes fluido-mecánicos (trenes de aterrizaje, sistemas hidráulicos, mandos de vuelo…). Mi misión fundamental es dirigir el proyecto de desarrollo e industrialización de los componentes que queremos fabricar en China, así como buscar nuevas líneas de negocio que pudieran surgir en este mercado tan vivo. Se espera que China se convierta en unos años en el principal competidor de Airbus y Boeing con la fabricación de sus propios aviones.

-¿Por qué decidiste dar el paso y lanzarte a la aventura de vivir en el extranjero?

Bueno, se dieron 2 circunstancias que fueron clave en esta decisión. La primera fue que una vez acabé el Master decidí continuar mi formación con otro idioma y elegí algo que me diferenciara del resto, el chino. Poco a poco me empezó a interesar más esta cultura y a esto se le sumó la segunda. Una estrategia de mi empresa de mirar hacia países emergentes y de bajo coste entre los que se encontraba China. Me lo propusieron y me pareció un reto interesante.

-¿Por qué China?, ¿por qué tu ciudad?

China, como sabemos, es un país que ha crecido mucho en muy poco tiempo. Queríamos aprovechar la inercia que ha cogido con otras empresas referentes del sector y en concreto nos vinimos a Xi’an porque aquí es donde se encuentran muchas empresas Aeronáuticas y encontramos la empresa con capacidad necesaria para desarrollar la tecnología que nosotros queremos.

– ¿Nos podrías hablar un poco de tu experiencia con la lengua china?

Lo hablo lo suficiente como para “gestionar” mi vida. Xi’an es una ciudad donde aun no se habla inglés en la calle. En otras ciudades en las que he estado, más turísticas o más desarrolladas he encontrado más facilidades para poder comunicarme en otro idioma que no sea el chino. Así que cuando llegué, me encontré con la primera barrera. Vine sabiendo cosas básicas ya que lo estudiaba en Madrid, y el impacto a mi llegada fue grande. No entendía nada y lo peor era que tampoco me entendían ellos a mí. Pero poco a poco todos mis conocimientos previos se fueron depositando y ajustando lo necesario como para poder entenderme. El chino, es muy complicado. Ya no son solos los caracteres que obligan a utilizar tu memoria de manera exagerada, sino que la pronunciación es clave para el entendimiento. Puedes decir “vender” en lugar de “comprar” diciendo la misma palabra si no prestas atención a los tonos. Así miles de palabras, y muchas de ellas comprometedoras. En cualquier caso, mi intención es aprenderlo bien aprovechando el entorno y utilizando parte de mi tiempo libre con clases particulares. Creo que es una buena inversión.

– ¿Crees que es imprescindible hablar chino para el mundo laboral en el que te mueves?

Sí y no. La cultura China es una cultura muy agradecida. En cuanto te involucras en ella te miran con otros ojos y se abren hacia ti. Lo bueno de saber chino es que cuando hables con un chino, verá que te has interesado por su cultura y eso te abrirá puertas. También es muy fácil prescindir del chino. Hoy por hoy en el mundo laboral no es imprescindible. Se basa todo en traductores o directamente la gente relacionada con puestos de trabajo de tu nivel habla inglés. El saber algo de chino también ayuda a saber si los traductores están diciendo las mismas cosas que tú estás contando, porque ¡ojo! Los traductores a veces no traducen lo mismo que tú estás diciendo.  En mi sector la principal lengua que se utiliza alrededor de los planos, en las reuniones o teleconferencias es el inglés. Lo que tengo claro, es que sin saber algo de chino, me habría costado mucho acceder a mucha información, sitios y conocer a personas que de otra manera no habría hecho.

-¿Cuáles son las principales diferencias que encuentras entre el trabajo que realizabas en España y el que realizas en China?

Todo. En España antes de incorporarme en este proyecto, era el Jefe de Calidad de una de las 2 naves de mi empresa. Me dedicaba a atender a los clientes, controlar la calidad del producto que salía de la fábrica y a mejorar la calidad de nuestro producto internamente. Hoy esas 3 líneas de trabajo se han transformado en otras 3 diferentes y con más contenido. Ahora me muevo por tres ramas de mi empresa, Operaciones, Calidad y Comercial. Pasar de estar bajo el mando de 1 director a estar bajo el mando de 3 es algo que enriquece mucho y te obliga a integrar funciones en tu trabajo que resultan muy interesantes. Mi objetivo es conseguir que cumplan con nuestros estándares de calidad, producción, compras….tratar temas comerciales de nuevos proyectos, así como utilizar técnicas de negociación, lo cual resulta muy intenso por tratarse de la cultura china, una cultura donde se negocia todo hasta el agotamiento.

-Tú trabajo te exige un trato continuo con el personal chino de la empresa en la que trabajas, ¿cómo es el día a día con ellos?, ¿cuáles son los principales problemas que se te plantean?

Sí, trabajo todos los días con personal chino. De hecho, soy el único occidental de los 7000 empleados que tiene la empresa. Todos me conocen y ya me he acostumbrado, sobre todo a la hora de comer, donde lo hacen por turnos de unos 1500 empleados. Era aparecer yo, hacerse el silencio y decirse unos a otros escondiéndose entre ellos cuando miraba “¡mira un extranjero!”. Al principio me resultaba extraño porque se reían mucho, pero luego entendí que es parte de su manera de demostrar algo que les “sorprende”. Algo muy diferente a lo que todos pensamos cuando nos miran y se ríen en occidente. Aquí, admiran al extranjero y todos quieren ser amigos de él e ir por la fábrica con uno.  Aunque están acostumbrados muchos a trabajar con ellos, nunca habían tenido a nadie en su “casa” comiendo con ellos y andando por las oficinas como si de otro chino más se tratara. Xi’an no es una ciudad tan acostumbrada a ver extranjeros como pueda ser Beijing, Shanghai o Guangzhou.

– Cuéntanos qué tipo de visado tienes, si siempre ha sido así, quién te lo ha facilitado en cada uno de los casos y qué tuviste que hacer para cambiarlo.

Mi visado es de trabajo. En mi caso no he tenido excesivos problemas porque todo se ha gestionado desde mi empresa central ubicada en Getafe. Ellos han gestionado toda la documentación y han organizado los viajes necesarios para su renovación. Si que es cierto que inicialmente me vine con un visado de Business y eso me obligó a tener que salir de China (Mainland) cada mes, a otro país con regulación migratoria diferente como Hong Kong, para renovar el periodo de estancia máxima de 30 días que me concedieron.

-Los expatriados suelen tener unas condiciones laborales muy favorables que les permitan de alguna manera compensar esa distancia que les separa de su país, ¿qué ventajas tiene ser un expat en China?

Los expatriados tenemos unas condiciones laborales que de alguna manera ayudan mucho a tomar esa decisión de dejar todo lo que tienes en tu lugar habitual de residencia. Te ayuda a olvidar esa comodidad que te da el día a día en tu país rodeado de situaciones “sencillas” y a arriesgar por conocer algo nuevo, crecer y desarrollar tareas que nunca antes habías hecho, pero que te sientes capaz de hacer.

Lo que más ayuda a compensar esa distancia de tu pregunta, sin duda son los viajes que la empresa pone a tu disposición para poder ir y venir a España, ya sea por vacaciones o por algún problema familiar. Me da tranquilidad saber que en una semana podría estar en España si lo necesitara. Pero lo más importante desde mi punto de vista es la salud y que ésta esté atendida correctamente. Para mí, que la empresa te contrate un buen seguro de salud creo que es la principal ventaja de un expatriado en China, ya que la sanidad aquí está colapsada, es de “pre-pago”. Aquí si no pagas la inyección primero, no te la ponen.

Luego hay otras ventajas, como la de cobrar tu salario y dietas en €, siendo esta moneda más fuerte que el Yuan. Esto hace que la vida en China resulte realmente interesante económicamente y te permita ahorrar para invertir en el futuro, que tal y como está España hoy en día será necesario para la vuelta.

-¿Qué es lo que más echas de menos de España?

Lo que más echo de menos es la gente. Todas esas personas con las que estaba compartiendo mi vida “físicamente”, familia, amigos y compañeros de trabajo. Ahora la cosa es distinta. Sigo compartiendo mi vida con ellos pero vía nuevas tecnologías. La verdad es que han avanzado un montón y ahora les llevo en el bolsillo y en el ordenador en todo momento. Cuando quiero hablar con ellos o compartir una experiencia, no tengo más que conectarme a cualquier programa de mi móvil y dejarles un mensaje o una foto que enseguida se llena de comentarios, como si estuviéramos en una cafetería. Eso me hace echarles “menos” de menos. Mi familia completa también está adaptada a las nuevas tecnologías, así que hablo ahora casi más que antes con ellos. Me reconforta saber que la gente está ahí, aunque nos separen casi 10.000 Km.

-¿Qué es lo que más te llama la atención de China? Cuéntanos alguna anécdota que hayas vivido.

Que no trabajan como chinos. Siempre había oído esa expresión en España. ¡Trabajan como chinos! Mi primera anécdota cuando llegué fue después de una reunión que mantuve en sus oficinas. Nos fuimos a comer y al regresar, se empezaron a tirar por los suelos, las mesas, entre abrigos….y dije…¿Qué hacen estos? Pues bien, era la hora de la siesta. Esa famosa siesta que en España no te tomas en ningún trabajo y que es tan famosa entre los españoles (en mi caso fines de semana y vacaciones). Pues aquí les ves dormir a cualquier hora y en cualquier lugar.

El chino que cobra de una empresa del estado (sueldos muy bajos), hace el mínimo trabajo posible.

Lo que se dice de “se trabaja como chinos” supongo que solo es aplicable a los chinos que tienen su propio negocio y luchan por mantenerlo, como cualquier otro negocio del mundo.

Quizás esa expresión ha sido creada por verles como regentan sus negocios en España, la evolución económica tan bestial que han tenido y que a poco que hagan, al ser muchos, el trabajo que hacen es mucho. Ahora, después de un año, me van sorprendiendo menos cosas y supongo que paso por situaciones peculiares sin enterarme.

– ¿Algún consejo para la gente que quiera venir a buscarse la vida a China?

China es un lugar que hoy por hoy sigue dando muchas oportunidades. Sin duda es un lugar donde las cosas sencillas se tornan difíciles por la cantidad de burocracia que hay y por los diferentes niveles de entendimiento entre una cultura y otra. Pero sin duda, los logros que obtengas serán muy gratificantes. Hay que tener paciencia y venir con la idea de que las cosas no son sencillas pero que sin duda se pueden hacer. Somos muchos los que lo estamos haciendo. Comprar en un mercado, preguntar una dirección, reservar una habitación en China… puede ser algo divertido y enriquecedor si te lo tomas con tranquilidad, pero muy estresante y frustrante si pretendes hacerlo todo como en España. Para mi la aventura China se resume muy bien en un proverbio Chino que leí en mi libro de chino que dice “不入虎穴,焉得虎子” Si no te metes en la cueva, ¿Cómo conseguirás al tigre?

Ver también

Las personas chinas y su amabilidad: occidentales a ojos de orientales

¿Por qué nos miran tanto y sonríen? ¿Se están riendo de nosotros? ¿Estoy haciendo algo …

3 comments

  1. eduaRDO MARTINEZ

    Excelente página, Juan Luis, excelente entrevista a Iñigo,UNA GUÍA PARA EL NOVICIO, y todos los comentarios muy acertadoS. Muchas gracias. Edu

  2. Gran entrevista. Pero me gustaría saber más sobre el visado. Yo quiero irme a trabajar a China. He estudiado unos meses chino. Pero no consigo que en la embajada me expliquen si puedo conseguir el visado de trabajo e irme a China sin permiso de residencia, visado de turismo, o una empresa que me “acoja” allí

  3. Hola, Jaime:

    Lo primero que debe saber es el Visado de Trabajo (Z) (y posteriormente el Permiso de Trabajo) te lo debe facilitar la empresa que te contrata, es decir, tú no lo puedes conseguir de forma independiente si no has firmado un contrato antes con una empresa, ya que ellos te darán toda la documentación que necesitas para solicitarlo en la comisaría de policía (si estás en China) o en la Embajada de China si estás en cualquier otro país. La única opción que tienes para entrar al país si no tienes ninguna vinculación laboral o de estudios (el visado de estudiante, Visado X, suele ser una de las opciones a las que más recurren los extranjeros mientras buscan trabajo en China), es el visado de turista (L), con el que no se puede trabajar de forma legal, pero sí podrías utilizar ese mes que te dan para buscar empleo. Eso sí, ten en cuenta que con la nueva legislación solo tendrás, como ya comentaba, un mes, y que si lo solicitas desde España, deberás presentar el billete de ida y vuelta dentro de ese mes (perdiendo, por tanto, si te quedas en el país porque encuentres trabajo, la vuelta), así como la reserva (no factura), de un hotel para la mitad de la estancia (15 días).

    Hoy mismo saldrá una entrada de una colaboradora que trabaja en Shanghái y habla de cómo ha solicitado ella su visado de trabajo.

    Saludos,

    El equipo de Trabajoenchina.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.