Home / Españoles en China / Nestor y Peri, dos emprendedores en Pekín

Nestor y Peri, dos emprendedores en Pekín

Cada vez hay más españoles en China y más aún que quieren venir a buscarse el futuro a este país. Con el objetivo de poderos ayudar a resolver todas esas dudas e inquietudes que os pueden surgir antes de dar este paso, seguimos buscando a nuestros “Hispanohablantes por China”. Hoy tenemos dos por el precio de uno, estamos hablando de Peri y Nestor, dos emprendedores en China que hace algo más de un año crearon un Estudio Creativo llamado Kuiki.

Emprendedores en China Peri Nestor

Nombres: Peri y Nestor
Ciudades de origen: Albacete y Alicante
Ciudad en China: Pekín
Fecha de llegada: Septiembre 2010
Edades: 30 y 27
Profesión: Director de Arte y Desarrollador Web y Móvil
Estudios: Licenciado en Publicidad y RRPP, Master en Diseño Gráfico Publicitario. Ingeniería en Informática

– Hola, chicos. En primer lugar, gracias por ayudar a todos esos lectores de Trabajoenchina.org que, como vosotros, han pensado alguna vez en montar un negocio en China pero no saben muy bien por dónde empezar. ¿Nos podéis contar exactamente a qué os dedicáis?

Hola y gracias a vosotros, es un placer contar nuestra experiencia en vuestra web. Bien, nuestra empresa es Kuiki Studio, donde diseñamos, comunicamos y desarrollamos ideas y proyectos en internet. No queríamos quedarnos en el diseño gráfico y web, y por eso decidimos que debía ser un Estudio Creativo. Muchas veces los clientes vienen con una idea de negocio mucho más potente de lo que pensaban, y la materializamos en una aplicación web o móvil, reforzada con una campaña de comunicación a medida para su público potencial. Últimamente estamos especializándonos en la gestión de marcas, y desarrollamos el branding para nuevas compañías que necesitan asesoramiento para promocionar y potenciar sus servicios de la manera más creativa.

– ¿Cómo surgió la idea de crear la empresa en China?, ¿teníais alguna relación con este país antes de fundar Kuiki?

China es un mercado creciente en casi todos los aspectos, y aunque la competencia también es enorme, el diseño occidental tiene cabida para las empresas chinas que deciden invertir en una imagen más cuidada de cara a su país o para salir al exterior. A China nos unía la experiencia laboral que ya teníamos en Pekín y un interés profesional y personal por el país, muy desconocido en muchos aspectos hasta que no vienes aquí a vivir.

– Damos por hecho que crear una empresa en el extranjero, al menos por las trabas lingüísticas, nunca es fácil, ¿cómo os asesorasteis para hacerlo?, ¿a quiénes recurristeis?

Después de un tiempo aquí pudimos asesorarnos bien sobre los pasos a dar para crear nuestra primera oficina en Hong Kong, ya que por suerte empezábamos a tener clientes y necesitábamos una agilidad mayor para tener una compañía con la que operar a todos los efectos. Recurrimos a una compañía local en Pekín que nos ayudó a dar todos los pasos. No fue una barrera el idioma en este caso, pues las más preparadas tienen a personal que habla inglés.

– Nos gustaría centrarnos sobre todo en el proceso de la fundación de la empresa, ¿nos podríais contar brevemente los principales pasos que tuvisteis que dar?

La creación de la compañía siempre varía dependiendo de su índole, número de socios, servicios necesarios en Hong Kong,… Pero hay unos pasos que son comunes a todas las compañías, esto serían la creación de unos estatutos, definir la estructura de la empresa, y solicitar oficialmente la apertura de la cuenta bancaria en Hong Kong.

Cómo en cualquier otra sociedad, en los estatutos a los que nos referíamos se han de indicar con todo detalle las participaciones y el carácter de cada socio. Luego es una cuestión de decidir los directores y establecer unos privilegios de cara a operar en nombre de la empresa.

– ¿Es cierto que la mayoría de los emprendedores extranjeros fundan su empresa en Hong Kong?, ¿qué ventajas tiene?

Bueno, nosotros conocemos a otros extranjeros con diferentes tipos de empresa: con sede en Hong Kong pero que operan desde China, con sede en España y oficina de representación aquí, o con empresas en otros países como Singapur que también hacen negocio con China a diario.

Las fórmulas varían pero creo que algo muy importante a tener en cuenta es dónde se centra la actividad del negocio, no sólo buscar las ventajas del tipo fiscal que a priori ofrezca un país para establecer tu compañía allí.

En nuestro caso, la facilidad que nos dio abrir la empresa en un tiempo mucho menor que en otros países era una ventaja, y ello nos permitió empezar a operar en apenas unos meses con un nombre comercial, pero tuvimos muy en cuenta la posición estratégica de Hong Kong para operar con varios países en Asia.

En nuestro caso, tenemos parte del equipo de Kuiki desarrollando desde Pakistán e ilustrando desde Filipinas, y también contamos con clientes en Vietnam y Hong Kong, así que a la hora de establecer los contratos estándar o incluso de operar con el banco por ejemplo, supone una ventaja basarnos en esa legislación.

– Suponemos que los inicios no deben ser fáciles, de hecho, siempre se ha dicho que aunque la legislación actual permita que el extranjero no tenga un socio chino, siempre es mucho más fácil si se tiene, ¿es vuestro caso?, ¿os lo planteasteis?

China es un país difícil para cualquier actividad comercial, y hubiera sido una locura comenzar una empresa sin conocer al menos un poco el terreno donde estamos trabajando. Hace tres años que llegamos a China, y esto siempre ayuda a valorar mejor las posibilidades de trabajar con una empresa local que entienda y valore los servicios de la extranjera.

La sociedad con una empresa china es una opción que todos los extranjeros nos planteamos aquí, y al poco tiempo de fundar Kuiki Studio en Hong Kong aprovechamos la oportunidad de hacer lo propio en Pekín con una compañía china de Relaciones Públicas, con la que a día de hoy trabajamos mano a mano en varios proyectos, y nos proporcionamos clientes según el tipo de servicio que requieran.

– ¿Cuáles han sido las principales dificultades que os habéis encontrado en este proceso?

Conseguir un socio chino no es precisamente sencillo. Es cierto que muchas empresas o personas del país desean invertir en iniciativas extranjeras, de tecnología u otros sectores, pero asociarse con alguien es mucho más que crear un nombre comercial en común.

Cuando compartes una porción de tu iniciativa es muy importante asegurarte de que ambas partes están remando hacia el mismo lado, y comprender que la adaptación al entorno siempre es necesaria, pero se ha de mantener la esencia de la idea inicial.

En el caso de Kuiki, teníamos claro que ofrecer unos servicios más allá de lo tradicional en diseño no iba a ser fácil al principio, y que nos costaría hacer entender que con un equipo de diseñadores, programadores, ilustradores, editores audiovisuales,… nuestra empresa podía desarrollar todo el proceso desde la idea hasta el producto final, y comunicarlo en cualquier medio.

A la barrera idiomática y cultural se sumaba un entorno en el que la creatividad todavía no está tan latente y las copias en cualquier sector circulan a veces sin demasiada dificultad.

La manera que tenemos en occidente de crear una marca, y cuidar todo lo que se mueve en torno a ella es algo que llevará tiempo entender en China.

Por eso una de las maneras de abrirnos camino y ser mucho más competitivos era la de asociarnos con una compañía del sector del diseño, la tecnología o la comunicación que tuviera un punto de vista más cercano al nuestro en este sentido. En nuestro caso lo fue de Relaciones Públicas, cuya actividad requiere en muchas ocasiones de gran parte de diseño y propuestas multimedia.

– Habladnos un poco de cómo es vuestra experiencia con la lengua china: ¿habláis chino?, ¿lo hablabais cuando llegasteis a China?, ¿dónde lo aprendisteis?, ¿es tan difícil como lo pintan?

Hablamos menos de lo que nos gustaría, la verdad. Estudiamos en España unos meses antes de venir, y una vez aquí,.. la verdad que no hemos sido muy constante en las clases, y a veces nos quedamos en el nivel justo para defenderse en el día a día. Es un idioma bonito, y que tiene que practicarse mucho o la pronunciación se pierde fácilmente.

Empezar a hablarlo (a nivel muy básico) no es tan difícil como nos parece en España, pero para tener cierta soltura en el trabajo, mantener conversaciones técnicas, o leer y escribir, requiere dedicarle mucho tiempo y tomárselo en serio.

– ¿Creéis que es imprescindible hablar chino para el mundo laboral en el que os movéis o al menos para dirigir una empresa en China?

Los clientes y empresas a los que nos dirigimos hablan inglés y están habituadas a tratar con extranjeros de todo el mundo, y en el día a día con el equipo también nos comunicamos en inglés ya que no sólo hay personas de China o España, sino de otros páises, y es una manera de estandarizar y hacerlo más sencillo cuando trabajas con compañeros en diferentes zonas de Asia o Europa.

En nuestro caso no resulta imprescindible hablar chino, pero obviamente siempre es muy interesante conocer el idioma del país donde vives o trabajas, de otra manera hay una parte que siempre te estás perdiendo.

– Habladnos un poco sobre los visados. Como empresarios, ¿qué tipo de visado tenéis?, ¿podéis vosotros facilitar el visado a las personas que trabajan para vuestro estudio?

Desde que yo llegué en 2010, las condiciones para quienes solicitaban un visado temporal han cambiado mucho, y los requisitos ahora son más difíciles ahora respecto a la carta de invitación, duración de la estancia,…

Ahora, al tener empresa en china y partners locales los trámites son menos complicados para obtener el visado de trabajo de mayor duración.

Respecto a facilitar el visado para las personas extranjeras, también hay limitaciones por número de trabajadores, volumen de facturación, etc. En el caso de los extranjeros que trabajan con nosotros en Pekín, hemos facilitado efectivamente el visado para su incorporación.

China by Kuiki Studio

– Cambiando un poco de registro, en vuestro día a día, ¿qué es lo que más os llama la atención de China? Contadnos alguna anécdota que hayáis vivido.

Para empezar China es un país enorme, y esto en sí es lo que más fascina de principio a fin. Desde hace unos meses hemos empezado operar con una tercera oficina de Kuiki Studio para especializarnos en branding en la región de Fujian, al sur de China, y por suerte contamos con un Project Manager de Hong Kong con más de 20 años de experiencia en la gestión de marcas de China Mainland y Norteamérica. Para ponerte un ejemplo, siempre que tiene ocasión nos aconseja “pensad en China como un continente, pensad en lo diferente que es vuestro país de otro en la parte más nórdica de Europa,…y así entenderéis como de diferentes son las necesidades en cada provincia de China, como es su gente y cómo podéis adaptar vuestros servicios a la necesidad de la región”. Pekín es una mega-urbe en donde cada vez tiene más cabida lo occidental, mezclándose a la fuerza con lo tradicional, pero a sólo dos horas de avión, al sur, en las ciudades que te comento es muy curioso ver como en el día a día los niños se acercan con sus padres a decirte “Hello!” y te cuentan que es la primera o segunda vez que ven a un extranjero tan de cerca.

 – ¿Qué es lo que más echáis de menos de España?

Siempre a tu gente, por supuesto. A la familia y los amigos, por mucho que mantengas el contacto a diario, y también se echa de menos el disfrutar la vida de la manera que lo hacemos en España. Echas de menos no estar más cerca de tu país y de los tuyos ahora que no pasamos allí por un buen momento.

Pekín, por ejemplo, es una ciudad donde el invierno es muy largo y las temperaturas muy duras, puedes imaginar el contraste con la ciudad de Alicante, donde vivíamos antes. Aquí tenemos amigos españoles, extranjeros y chinos, y hasta jugamos al fútbol en una liga local, y nos movemos bastante, pero esa manera de disfrutar cualquier día de la semana y la calidez de la gente que te da un país mediterráneo es difícil de encontrar en otro sitio. Y además en España somos muy apasionados para todo, esto también se echa de menos.

– ¿Podríais dar algún consejo a esos emprendedores de los que os hablábamos al principio de la entrevista que están pensando en abrir un negocio en China?

Tener constancia y no perder nunca la ilusión es lo que se aconseja siempre a cualquier emprendedor, es fundamental mantener, por difícil que sea, las ganas de luchar por tu idea, a pesar de la muchas veces que te equivoques.

Para un lugar como China, yo recomendaría además tener mucha (mucha) paciencia, y conocer todo lo que se pueda el país. No se trata de ser un experto en el idioma o la cultura, pero no es precisamente un sitio al que puedas venir “a la aventura”, con un billete de ida, por lo que es casi obligatorio tener un contacto previo con el país y su manera de vivir y hacer negocios tan peculiar. Si se tiene la oportunidad, pasar un poco de tiempo antes en algunas ciudades de China ayudará bastante a dar forma al proyecto y a andar los primeros pasos.

Imágenes | Kuiki Studio

Ver también

Las personas chinas y su amabilidad: occidentales a ojos de orientales

¿Por qué nos miran tanto y sonríen? ¿Se están riendo de nosotros? ¿Estoy haciendo algo …

5 comments

  1. Hola: Muchas gracias por el articulo, estos días estoy interesada en el mercado chino para vender mis diseños. Me he puesto a estudiar chino, a conocer vida y costumbres en los negocios. Me parece precioso el idioma y los ideogramas, he descompuesto las frases para ver como organizan las palabras. Pero en el asunto negocios me he asustado un poco o del todo, dispuesta a cambiar de objetivo por otro un poco mas serio, ya que he leído en varios foros entre otras cosas, que es una costumbre no respetar los contratos.

    Mi pregunta: Es posible vender desde España a China con el resultado del bien común, que todos los implicados salgan ganando, entendiendo por implicados todos, incluidos trabajadores del nivel que sea y clientes claro. Aquí lo dejo. Namaste. Gracias.

  2. Gracias: La no respuesta es una respuesta.Namaste.

  3. Hola, Ester:

    En primer lugar, perdón por el retraso en contestarte, pero quisimos que lo hicieran alguno de nuestros colaboradores o lectores más duchos en el tema, pero como vemos, no lo han hecho. Aún así, les consultaremos de nuevo para que te den una respuesta más sólida.

    Nuestra experiencia nos dice que es verdad, que los contratos, al igual que las fechas, muchas veces no se respetan y aunque esta tendencia va cambiando muy poco a poco, la cultura de los negocios en este país es muy diferente a la concepción que podemos tener nosotros. Sin embargo, es verdad que cada vez son más las personas que se adentran en el mercado chino con éxito, y por supuesto, encontrando ambas partes su beneficio.

    De todas maneras, preguntaremos de nuevo a nuestros colaboradores para que te respondan ellos.

    Saludos,

    El equipo de Trabajoenchina.org

  4. Hola: Gracias por tu respuesta y sisculpa mi anterior mensaje.
    He dejado el asunto y eso que estaba estudiando chino, prepare unos diseños de moda con mis estampados incluso el celunchilo rojo y oro (estampado) nacio pensando en los chinosr, con ilusion iba a prepara un apartado en chino mandarin.
    Segui buscando informacion, para llegar a la idea de que no es para mi todo ese asunto. me distrae del arte, si tengo que pensar que me van a engañar, aqui ya lo intentan imagina en chino ja ja ja.
    En el Face hay una pequeña conversacion mia con ellos sobre la cultura y los negocios, nada alentadora, pero no hay que preocuparse. Yo solo pretendo vender diseños. El sol sale por muchos sitios.
    Muchas gracias de verdad por tu atención. Namaste. Ester Ciprian.

  5. Me he olvidado la conversacion del face es en Radio China. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.