Home / Costumbres en China / Comunicación no verbal con chinos: la contención, la amabilidad y la obediencia

Comunicación no verbal con chinos: la contención, la amabilidad y la obediencia

En entradas anteriores de esta misma sección ya hablamos de lo diferente que es el lenguaje no verbal en la lengua china y de la importancia que tiene comprender las diferencias entre el lenguaje no verbal de nuestra propia cultura y el de la cultura china, con el fin de evitar los malentendidos. Hoy nos centraremos en las características de la comunicación en el mundo chino.

Como ya comentamos, en la cultura china hay ciertas cosas que no deben decirse para que la armonía social no se destruya: el silencio, “lo que no se dice”, ocupa un lugar muy importante, y es al mismo tiempo también un potente transmisor de contenido. El conjunto de “lo no dicho”, por llamarlo de alguna manera, es una de las cinco características más importantes de la comunicación china: 含蓄 “contención”, “lo implícito”, “lo que queda reservado”. Son todas las cosas que todo el mundo comparte pero nadie dice porque sería maleducado hacerlo, e implica también tener la habilidad de saber cuándo es posible hablar y cuándo no es posible, conveniente o adecuado hacerlo.

Comunicación no verbal con chinos: la contención, la amabilidad y la obediencia

El siguiente elemento importante para la comunicación china sería la obediencia (听话). No debemos confundir el concepto occidental de obediencia con el que existe en China: mientras que para nosotros la obediencia implica cumplir la voluntad de quien nos ha mandado hacer algo y está asociado en cierto modo a una relativa anulación de la voluntad propia (obedecen los niños pequeños a los padres, por ejemplo), en China adquiere un carácter mucho más complejo. No se trata simplemente de “hacer caso” a lo que me dicen sino, sobre todo, de escuchar qué es lo que me están diciendo, especialmente en el mundo de los adultos, donde la obediencia se debe a patrones no educativos, sino relacionales. En la cultura occidental, la obediencia admite una contrarréplica, una rebeldía a pequeña escala: si un jefe me dice que algo no debe hacerse de determinada manera, culturalmente se admite que yo pueda dar mi opinión, tenga o no después que acatar lo que se me haya dicho. En China, la obediencia implica escucha, pero no réplica. Esto obedece a una lógica sencilla: si replico a lo que me están diciendo, es posible que la armonía se rompa con mis palabras. Además, replicar implica romper la jerarquía establecida, en la que mi superior debe (y tiene) que estar más preparado que yo para tomar determinadas decisiones. Y supone, en último término, y en relación con la idea de “contención” vista más arriba, una forma de evitar el conflicto: si hablo en un momento que no me corresponde en determinada situación, estoy también acabando con la armonía situacional.

La amabilidad (客气), la educación, sería el siguiente elemento importante dentro de la comunicación. Implica comportarse de forma respetuosa, educada, agradable, considerada, razonable… En definitiva: buscar de nuevo esa armonía social en la comunicación y las relaciones, aunque para ello tenga que situarme yo por debajo de la otra persona en la interacción. Sin embargo, esta amabilidad puede ser un arma de doble filo: mientras que es exigible ante individuos que se encuentran por encima nuestra (a nivel laboral, profesional, educativo, de edad…), un exceso de amabilidad o deferencia hacia las personas de nuestro entorno directo, como familiares o amigos, hace que la relación se enfríe, ya que al hacer esto se está tratando a gente cercana como si fuera lejana.

La cuestión de gente cercana y lejana requiere una larga explicación, por lo que pasaremos a tratarla en la siguiente entrada, dentro de quince días.

Fuente de las imágenes | Pixabay

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

One comment

  1. Hola! Que tal?
    A partir de este verano estare trabajando en Xian, y queria saber si alguno de vosotros trabaja o conoce la zona. Nunca he trabajado en China y me asusta un poco, sobre todo lo relacionado con la sanidad, hay buenos hospitales internacionales en Xian ?

    Un saludo

    Maria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.