Home / Costumbres en China / Come Drink with Me (King Hu, 1966)

Come Drink with Me (King Hu, 1966)

Come Drink with Me (King Hu, 1966)Come Drink with Me (1966)
Director: King Hu
Guión: King Hu, Yi Cheung
Actores: Cheng Pei-pei, Yueh Hua, Chan Hung-lit, Ku Feng
Fotografía: Ho Lan-shan
Coreografías: Han Ying-Chieh

King Hu nació en Beijing en 1931 en el seno de una familia acomodada y desde joven siempre sintió más atracción por la Opera clásica que por el cine. Aún como adolescente viajó a Hong Kong en 1949 justo cuando el Ejercito Comunista entraba en la capital del país y se cerraban las fronteras, y a pesar de sus afinidades ideológicas nunca regresó. Hu debió ganarse la vida pintando y dando clases mientras aprendía cantonés, el dialecto local. Su primer contacto con la industria del cine fue como escenógrafo e inmediatamente después obtuvo un par de roles como actor. Tras demostrar su talento dirigiendo escenas sin acreditar para otros realizadores, participando en el conocido musical “The Love Eterne” por ejemplo, Hu tuvo la primera oportunidad de hacer un film propio en el estudio de los hermanos Shaw. Primero rodó para ellos algunos trabajos de compromiso y luego filmó su primer trabajo importante, “Come Drink with Me” (1966), un Wuxia -cine de capa y espada chino- destinado a revitalizar este género cinematográfico.

Come Drink with Me

El Wuxia es al cine chino lo que el Chanbara al cine japonés o el Western al cine de Hollywood, un género puramente local que se lleva realizando desde los albores del cine en China y que no pasa de moda. A pesar de nacer directamente de los espectáculos de la Opera de Beijing y de las leyendas y novelas tradicionales, a lo largo de los años fue sufriendo variaciones y modificaciones. Cuando Hu realizó este Wuxia el género estaba lleno de héroes aristócratas que se enfrentaban a base de artes marciales y magia, que podían volar o lanzaban rayos por las manos, básicamente un género adscrito a la más pura fantasía. Hu vino a desbaratar todo eso acercando de nuevo el género a sus origines.

En esta producción veremos las evoluciones de una heroína llamada Golden Swallow (Golondrina Dorada), que es enviada por el gobernador para rescatar a un agente del gobierno que ha sido secuestrado por unos bandidos con la intención de intercambiarlo por su jefe detenido -y que descubriremos es su propio hermano-. No es algo atípico que el personaje principal sea una mujer, es más en el Wuxia clásico por lo general las mujeres eran protagonistas indiscutibles.

King Hu, director que no tenia especial interés en las artes marciales, tenia una visión global del resultado que quería obtener y para él las artes marciales eran un espectáculo autosuficiente que no necesitaban de demasiados añadidos -ni magia, ni poderes místicos extraordinarios-. Ver una película de Hu nos hace disfrutar de las artes marciales de forma más pura, otorgándole unas coreografías que prácticamente se mueven al ritmo de la musica, una danza de acción, puños y espadas grácil y atractiva, heredada de la propia Opera de Beijing. Hu intensifica la experiencia cinematográfica a través del movimiento de cámara, la edición y los encuadres. En una entrevista en 1984 el director reconoce que no quiere usar artes marciales reales en sus películas, él no veía las artes marciales como simple acción, como un enfrentamiento, las veía más bien como una danza, como un baile que debía fluir en pantalla. Quizás por esto mismo eligió a una jovencísima Cheng Pei-Pei como actriz protagonista, ya que la joven no tenia experiencia marcial pero si en ballet y Opera tradicional -hay que decir que este papel y, el posterior en “Golden Swallow“, la encumbraron como la reina del Wuxia de aquella época dorada-.

come drink with me

Otra de las revoluciones que introdujo Hu en esta película fue el juego de roles dentro de los diferentes personajes. En el Wuxia tradicional, al igual que en otros géneros locales, existían siempre una serie de arquetipos que el público reconocía, y que definían desde primera hora su actitud en pantalla o como iban a actuar en la película. Hu decide que sus personajes varíen de un arquetipo a otro, realizando un juego de máscaras en donde cada uno oculta su verdadera identidad con otra superficial para engañar a al propio espectador.

En definitiva, “Come Drink with Me” es para muchos lo que “Los 7 Samuráis” de Kurosawa fue al Chanbara, una cinta que revolucionó un género para convertirlo en algo más atractivo, artístico y realista.

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.