Home / Trabajar en el extranjero / Trabajar en Asia / Trabajar en China / Costumbres en China / ¿Es verdad que a los chinos les encanta hablar de su salario?

¿Es verdad que a los chinos les encanta hablar de su salario?

Recomiendo no hacer esto en un taxi en marcha, por muy majo que sea el taxista.
Recomiendo no hacer esto en un taxi en marcha, por muy majo que sea el taxista, si no se quiere acabar el día en un hospital.

“Y tú, ¿cuánto ganas en un mes?”, pregunta un taxista pekinés a su pasajero, recién aterrizado en China y con los conocimientos suficientes del idioma de Confucio como para entender la pregunta y responder con una cifra, aunque no los suficientes sobre costumbres chinas como para que la pregunta no le resulte completamente maleducada. “¿Qué le importará a este conductor lo que yo gane o deje de ganar?”, pensará probablemente. Y está en lo cierto: al taxista no le interesa lo más mínimo, sólo ha iniciado una charla sobre un tema sin importancia.

Y es que mientras que en la cultura hispana hace falta una cierta relación de cercanía para preguntar por el salario (y, aun así, utilizamos fórmulas para que la pregunta no suene a disparo a bocajarro), en China hablar de la cuestión de lo que se ingresa en el banco a final de mes es algo tan habitual como charlar del tiempo o comentar cualquier noticia de actualidad. Lógicamente, no va a lanzarte esta pregunta un desconocido que vaya por la calle repartiendo publicidad, pero en aquellas circunstancias en las que la charla de ascensor se impone (en la peluquería, con el tendero, en algún restaurante familiar…), este tema está más que permitido, y es correcto tanto responder como mostrar satisfacción o insatisfacción por lo que se gana, así como devolver la pregunta y comentar sobre el salario del otro.

Ese día en el que cobramos el salario, qué lejos está siempre...
Ese día en el que cobramos el salario, qué lejos está siempre…

Con independencia de la familiaridad con la que se trate la cuestión del salario entre chinos, lo cierto es que este es uno de los temas más habituales sobre los que el extranjero recién llegado a China suele ser preguntado. Esto se debe a que, de la misma manera que en España tenemos tópicos sobre los chinos, los chinos también tienen tópicos sobre nosotros: uno de los más extendidos es el de que los extranjeros ganamos sueldos astronómicos en China. Es cierto que, hace unos años, trabajar en China siendo extranjero implicaba ganar salarios bastante más elevados que los de la media de los nacionales, pero en los últimos años, al haber aumentado el número de inmigrantes en China, la competencia es mucho mayor y, por ende, las compañías ya no necesitan pagar los salarios tan desproporcionada (y tentadoramente) altos que pagaban antes, salvo para puestos muy cualificados, y no en todas las ciudades. Esto se nota especialmente en las empresas estatales, donde antes un trabajador extranjero podía regatear sobre las cifras de su salario, mientras que ahora es la empresa la que impone las condiciones, y muy especialmente en los centros educativos (academias, universidades…), donde los salarios de los profesores han ido en radical descenso a medida que el número de extranjeros cualificados para impartir clases ha ido subiendo.

Así pues, aunque estas reglas del juego han cambiado, en el imaginario colectivo chino los extranjeros ganamos mucho más dinero que ellos y, de hecho, si a la pregunta del taxista que nos recogió en el aeropuerto al comienzo de esta entrada respondemos diciéndole nuestro salario real, es más que probable que muestre sorpresa o, directamente, incredulidad. Lo mejor en estos casos es, simplemente, no abundar en el tema y pasar a preguntar a nuestro interlocutor sobre su salario: una forma como otra cualquiera de integrarse en la cultura china sin necesidad de dar excesivas explicaciones.

Fuente de las imágenes | Nanjing Daily, guancha.cn

Ver también

10 Costumbres chinas que terminarás asumiendo con el tiempo

Aunque a la llegada la mayoría de turistas se sorprenden de las diferencias culturales entre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.