¿Es verdad que los chinos comen siempre con palillos?

Si pensamos en un restaurante chino, ¿qué es lo primero que nos viene a la cabeza? Probablemente pensemos en ese local de la esquina, donde a veces solemos pedir a domicilio un domingo de resaca, de mesas cuadradas tan estratégicamente colocadas para aprovechar el sitio que los camareros cuando traen los platos tienen que hacer equilibrios para no derramar el contenido, con manteles de raso de colores pasados de moda, calendarios colgando de las paredes con dragones de colores chillones y señores de barbas milenarias. Es posible que pensemos también en el olorcillo típico a restaurante chino, en los nombres de platos curiosos (esas “hormigas subiendo al árbol” y esa “familia feliz” que tanto suelen llamar la atención al no iniciado…), en los licores con lagartos y serpientes dentro. Y, cómo no, en el único elemento de todos los que podemos encontrar en un restaurante chino que produce miedo incluso en los más aventureros: los palillos chinos.

No hay tantas diferencias entre estas dos chicas como nos pudiera parecer...
No hay tantas diferencias entre estas dos chicas como nos pudiera parecer a simple vista…

De bambú, de madera, de metal, octogonales, cuadrados, redondos, lisos, decorados, largos, cortos… La variedad de palillos existente es enorme, y cada país tiene la costumbre de usar un modelo determinado del mismo. El palillo de bambú de punta redonda y gruesa y base cuadrada, es decir, el que suelen ofrecer para comer en los restaurantes chinos que tenemos en occidente, es el más habitual en las casas chinas. El mismo diseño, pero en madera simplemente lijada y barnizada, suele ser el que se puede coger para comer en los sitios más humildes (restaurantes familiares, comedores universitarios…). Los restaurantes de cierta calidad suelen ofrecerlos en bambú o madera lacadas, o incluso plástico; muy excepcionalmente pueden verse también en metal (este material es más habitual en el menaje coreano, no chino). De la forma o material que sean, lo que está claro es que, en China, todo el mundo come con palillos y, salvo en los restaurantes de comida occidental o en los de alta categoría, y siempre a petición del comensal, es difícil (por no decir imposible) encontrarse con cuchillo y tenedor para poder comer.

Palillos para los más pequeños. Conejito opcional.
Palillos para los más pequeños. Conejito opcional.

Los chinos se sienten extremadamente orgullosos de comer con palillos. Como ellos mismos suelen afirmar, cuando en Occidente aún comíamos con las manos, ellos hacía ya años que no necesitaban ensuciarse para comer, gracias a los palillos. De hecho, se considera grosero en la mesa llevarse las manos a la boca, sea para comer o para sacar de ella algún elemento desagradable con el que nos hayamos topado al dar un bocado (en caso de que esto último ocurra, deberemos escupirlo sobre el plato directamente… sí, esto daría para un debate sobre qué es menos higiénico, si comer con las manos o escupir en un rincón el plato, pero lo dejaremos para otra ocasión), y la importancia de sentarse a la mesa con buenos modales llega hasta los niños, para quienes existen palillos de tamaño adaptado, e incluso lo que denominan “palillos de adaptación”: unos pequeños palillos con una pinza arriba, más o menos compleja, que les ayuda a ejercer presión para coger la comida.

Cuchara de porcelana: tu gran aliada en la mesa si los palillos no son lo tuyo.
Cuchara de porcelana: tu gran aliada en la mesa si los palillos no son lo tuyo.

Así pues, palillos es lo que encontraremos en todas las mesas de China. Palillos, y también cuchara, de porcelana ésta última y que puede sacarnos de algún apuro llegado el momento (su uso en la mesa, para acompañar a los palillos, es correcto). No quedará más remedio al viajero o visitante en China, pues, que hacerse a los palillos, o llevar un pequeño tenedor encima cuando salga a comer fuera (que, todo hay que decirlo, no será ni el primer ni el último extranjero que lo haga…).

Fuente de las imágenes | onceuponatime2, imujer.com, henan.kaiwind.com, youboy.com

El Guanxi llevado a la práctica

Alquilar piso en China