How to – escribir un correo en inglés

¿Te quieres ir a vivir al extranjero pero te da apuro dejar tu familia y tus amigos atrás? No te preocupes, todos los que nos hemos ido, conocemos esa sensación. El mundo está siempre más conectado y hay siempre más comunicación, es decir, nuevas formas, más rápidas y más directas de poder comunicarte con tu familia y tus amistades. Parece que ha pasado mucho tiempo desde que solo se escribían cartas a mano y las recibíamos por correo ordinario y ahora todo lo tenemos digitalizado  y es que hemos evolucionado bastante. En octubre 1971 se envió el primer e-mail, y no estaba previsto para tener el uso  que le damos hoy en día  sino para un ámbito más técnico, igualmente revolucionó la forma de comunicación a nivel mundial.

escribir un correo en ingles

Cartas ya casi ni se envían, incluso las facturas se envían de forma electrónica. Por no hablar del hecho que cada vez nos comunicamos más a través de chats en directo o video llamadas. De igual manera,  el e-mail aun no va a desaparecer  y además está considerado como forma de comunicación más formal, como por ejemplo para el envío de CV.  Por eso, es importante escribirlo correctamente.  Si os encontráis buscando  trabajo en el extranjero, a continuación os damos algunos consejos para escribir e-mails en inglés.

  1. La base en inglés

El primer paso es muy sencillo pero ya verás como notarás la diferencia. Configura el idioma de tu e-mail a inglés, así ya aprendes los términos más básicos en inglés. Además, te saldrá más fácil empezar a escribir y también pensar en inglés. La estructura de las frases en inglés es distinta a la española y se suele simplemente traducir palabra por palabra las frases del español al inglés, pero hay que acostumbrarse a otra forma de crear frases. Aquí tienes el vocabulario más frecuente:

Subject = Asunto

Recipient = Destinatario

Attachment = Anexo

Signature = Firma

Forward = Reenviar

Received = Recibidos

Sent = Enviados

Draft = Borrador

 

  1. ¿Cómo empezar?

Pues primeramente hay que tener en cuenta si escribes un e-mail formal o informal, lo bueno del inglés es que no hay que decidir entre “Tu” y “Usted” porque existe solo “You”. Igualmente, depende del país y de la cultura, del contexto, de la relación que tengáis, si te diriges a la persona utilizando el nombre o el apellido etc. Si no sabes el nombre de la persona encargada,  empiezas con “To whom it may concern”. Al saludo, le suele seguir una pequeña introducción y dependiendo de la situación, te presentas.

Frases muy comunes son:

Hi xxxxx, how are you? I’m xxxxx I work for = Hola xxxxx, ¿qué tal estás? Me llamo xxxxx trabajo en

Hi xxxxx, I hope you are alright. I’m xxxxx we met in xxxxx = Hola xxxxx, espero que estés bien. Soy xxxxx nos conocimos en xxxxx

Dear Mr xxxxx, I hope this e-mail finds you well = Sería algo así como: Estimado señor xxxxx, espero que no te esté molestando mi mail.

  1. El propósito

Los e-mails suelen ser más cortos que por ejemplo las cartas y lo mejor es expresarse claramente sin darle demasiado vueltas así que después del saludo se puede escribir una frase sobre el propósito para poder así,  crear un contexto.

I just wanted to update you on…= Solo quería informarte sobre…

I’m writing you because of…= Te escribo por…

Just wanted to let you know…= Solo quería comentarte…

aprender ingles gratis 

  1. Tu respuesta

Cuando respondes a un correo, el inicio de tu e-mail será distinto. Te puedes adaptar a la información que te ha llegado y al estilo que utiliza la otra persona, si es más formal o informal, así ya tienes una idea. Puedes empezar por ejemplo con:

Thanks for your e-mail = Gracias por tu correo

Good to hear from you = Me alegra saber de ti

Sorry for the delay = Disculpa el retraso en responderte

 

  1. Saludo de despedida

El final de tu e-mail también puede variar mucho, como siempre depende de la persona que contactas- También, hay que decir, que en cuanto a la despedida, cambian las opiniones. Como se están estableciendo más y más otros canales de comunicación más directos,  hay personas que dicen que lo mejor es no despedirse, porque interrumpe el flujo de comunicación. Como a nosotros nos gusta ser siempre educados, aquí tienes algunas despedidas clásicas:

Bests /Thanks = Saludos/Gracias

Cheers= Gracias (informal)

Kind regards = Saludos cordiales

I’m looking forward to your answer = Espero tu respuesta

Have a good week-end = Que tengas un buen fin de semana

Let me know what you think = Coméntame qué te parece

 

Si quieres aprender más vocabulario,  expresiones para redactar correos u otros textos o simplemente mejorar tu inglés ¡regístrate gratis en ABA English!

Guía para trabajar de enfermero en Inglaterra

Si eres enfermero y te interesa adquirir más experiencia, una buena opción es irte a trabajar al extranjero, y uno de los lugares donde más enfermeros se necesitan es en Inglaterra. Cualquier enfermero puede viajar a Reino Unido para ejercer su profesión, pero especialmente los españoles y portugueses están muy bien vistos.

Guía para trabajar de enfermero en Inglaterra

¿Cómo poder ser enfermero en Inglaterra?

Para poder iniciar este camino debes saber que son muchas las agencias que existen que ayudan a reclutar enfermeros para este nuevo destino. El requisito mínimo es disponer de un nivel mínimo de inglés.

Normalmente, el primer paso una vez te pones en contacto con una agencia, es una primera entrevista en España. El siguiente paso será acordar las diferentes condiciones y el salario. Muchas veces los gastos del primer viaje y el primer mes de alojamiento los cubren la agencia, y esto es interesante ya que normalmente mientras se tramita el registro en el nuevo país y todo, los ingresos son bastante inferiores.

Una vez ya se empiece a trabajar, una de las ventajas de trabajar en Inglaterra es que en los hospitales se ofrece una gran variedad de cursos para ayudar a las personas extranjeras. Sin duda, son muchas las facilidades que cualquier enfermero español obtiene al trabajar en Reino Unido.

Si te interesa empezar a mirar vacantes y puestos de empleo dentro de este sector, a continuación te mostramos algunas páginas de agencias que te pueden ayudar a ello:

La gran aventura de los taxis en China: algo que no os podéis perder.

Sin lugar a dudas las carreteras y todo lo que tenga que ver con ellas son un auténtico espectáculo, especialmente los taxis en China. La primera vez que traté de cruzar la calle, tengo que reconocer que no supe hacerlo y decidí seguir caminando en línea recta. Horas más tarde descubrí la existencia de pasos subterráneos por los que cruzar sin tener que pisar la carretera, pero en más de una ocasión os encontraréis con que estos no existen, y tendréis que hacer frente a los kilométricos pasos de cebra inundados por todo tipo de vehículos que no respetan los semáforos.

Por otro lado, montar en taxi en China es bastante comparable a subir a cualquier montaña rusa, pero a menor velocidad. Taxis, coches, furgonetas, motos, bicicletas, triciclos motorizados e incluso personas cruzarán las calles y se cruzarán entre ellos mientras tú observas todo sin comprender cómo es posible que funcionen tan bien con tanto caos.

taxi

Pese a estos pequeños problemas de seguridad que a sus ojos parecen inexistentes, nos encontraremos también con un bache cultural: muchísimas veces os pasará que los taxis en China se nieguen a parar cuando vean que sois occidentales, e incluso una vez que acepten, puede que al hablar con vosotros no quieran llevaros al destino que pidáis. Sin embargo, esto no tiene nada que ver con que odien a los extranjeros o quieran mantenerse al margen; simplemente se ponen muy nerviosos cuando ven que no te entienden o que tú no les entiendes a ellos, así que prefieren dejarlo pasar. Llevar escrita la dirección os servirá de mucha ayuda cuando necesitéis coger un taxi, pero enseñar el sitio en el mapa en muchas ocasiones también puede ponerlos nerviosos.

Sea como sea, no desesperéis: siempre hay alguien que acaba parando, y la aventura merece la pena.

¿Es verdad que el chino es difícil? (Primera parte)

Si cualquiera de nuestros lectores se anima a preguntarle a Google si el chino es difícil o no, es más que probable que termine con un importante desconcierto: hay blogueros que insisten en que es mortalmente difícil, periódicos que afirman lo fácil que es, métodos milagrosos que prometen solucionar las dificultades del aprendizaje en un rato y un largo etcétera de opiniones variopintas, que van de un extremo al otro.

Pero, siendo serios, ¿de verdad el chino es difícil? Vamos a responder a esta pregunta por partes, tratando de no dejarnos llevar ni por el pánico a esos dibujitos raros con los que escriben ni por las promesas de milagros temporales.

¿Es verdad que el chino es difícil? (Primera parte)

La pronunciación del chino, para los hispanohablantes, es difícil. Esto se debe a dos razones básicamente: la primera, que nuestro sistema fonológico es bastante pobre (comparado no con el chino, sino en general), mientras que el del chino es bastante pródigo. Esto causa un desequilibrio que se traduce en dificultad para nosotros: si no reconocemos un sonido, difícilmente vamos a ser capaces de articularlo y pronunciarlo. Por otra parte, el chino es una lengua tonal y, si bien es cierto que sólo tiene cuatro tonos (frente a otras lenguas, que pueden tener hasta 12), para los que venimos de una lengua que no dispone de ellos es difícil acostumbrarnos a los cambios en las alturas de las sílabas. La buena noticia para nosotros es que hay estudios que demuestran que, en realidad, para los chinos es más fácil entender a un extranjero que habla con una correcta entonación oracional y a una buena velocidad (porque, por el contexto, deducen más rápidamente lo que les está diciendo) que aquellos que pronuncian de forma más correcta las sílabas, pero hablan más lentamente y sin entonación en la frase. En pocas palabras: mejor rápido y no tan bien pronunciado, que sílabas muy bien pronunciadas pero sin entonación ninguna y a la velocidad del caracol.

La gramática del chino no es difícil. Hacer un estudio comparativo de las gramáticas española y china requeriría no una entrada en el blog, sino un blog entero, pero resumiendo enormemente cuestiones muy complejas, la cosa podría quedar así resumida: a niveles básicos, la gramática china es sencilla. Una vez aprendidas una serie de estructuras fijas y patrones, las transacciones del día a día, o incluso laborales, se pueden llevar a cabo sin dificultad si hay buena voluntad por ambas partes. Con un poco de léxico para ir construyendo sobre la base de esas estructuras, la comunicación está garantizada. Ahora bien, el problema se complica a niveles intermedios y, más especialmente, en los avanzados, ya que la gramática china, para cada una de esas estructuras básicas, tiene tal cantidad de variaciones, excepciones, normas particulares y usos habituales no recogidos en las gramáticas que avanzar en el estudio realmente requiere tiempo, esfuerzo y mucha dedicación.

Los caracteres chinos no son ni fáciles ni difíciles. Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el estudiante de chino son esos endemoniados dibujitos que hay que escribir, repetir, repetir y repetir hasta el aburrimiento para recordarlos, y que finalmente acaban por olvidarse si, al cabo de determinado tiempo, no vuelven a aparecer o a ser repasados. No diremos desde aquí que memorizar caracteres es fácil, pero sí que el aprendizaje de los mismos depende mucho del método que utilice el profesor para presentarlos. Si hemos aprendido un carácter como un amasijo de palitos en diferentes direcciones, es bastante probable que se nos olvide a la primera de cambio. Si, en cambio, hemos tenido un profesor que nos ha explicado cuáles son las estructuras que componen los caracteres de forma habitual, qué significan las diferentes partes, cómo podemos distinguir qué parte del carácter aporta significado y qué parte aporta pronunciación, aun siendo cierto que la cantidad de tiempo que debemos dedicar al estudio de los caracteres es importante, nuestra tarea será más sencilla, y el carácter permanecerá en nuestra memoria más fácilmente. Hay que tener en cuenta también que el estudio de caracteres es una inversión a largo plazo: el carácter que estudio hoy lo podré aprovechar para seguir componiendo diferentes palabras durante mucho tiempo.

Fuente de las imágenes: Selma Balsas

Historia del cine chino VI: Cicatrizando las heridas

Con China sumergida en la Revolución Cultural la esposa de Mao, Jian Quin, propició el rodaje de diversas películas de corte revolucionario, ópera de Pekín y danza, a partir del comienzo de la década de 1970 que seguían estrictamente sus tres principios: personajes positivos, héroes entre los personajes positivos y un héroe entre los héroes. Además utilizaba colores vivos y ángulos de cámara que ponía siempre al héroe por encima del villano. También se lanzó a la producción de películas que atacaban a sus adversarios políticos ensalzando los valores propios como en “Romper con las viejas ideas” (1975), que muestra la necesidad de estudiar el pensamiento de Mao y de valorar la Revolución.

Historia del cine chino VI: Cicatrizando las heridas
“Romper las viejas ideas” (1975)

Pero a finales de 1976 Mao muere y los movimientos revolucionarios y políticos a su alrededor caen como un castillo de naipes. Se detiene a la denominada Banda de los Cuatro, encabezada por la propia Jian Quin, y a muchos de sus simpatizantes dentro del partido y el ejército y se les juzga por sus atrocidades durante la Revolución Cultural. China está habida de pasar página y rápidamente la vida cultural y política empieza a normalizarse.

Tras la Revolución Cultural el cine extranjero empieza a verse en el país, después de pasar al férrea censura gubernamental, y las salas y eventos relacionados con el cine se hacen muy populares. Sin embargo, la industria cinematográfica local estaba prácticamente desmantelada y los cineastas que habían sobrevivido a la Revolución Cultural eran los encargados de volver a realizar películas locales. Estos son los pertenecientes a la Cuarta Generación del cine chino, autodidactas o graduados en la década de 1950, que crecieron como cineastas sumergidos ya en la cultura comunista pero que casi no habían visto cine extranjero salvo el procedente del bloque soviético y, aún así, en la década de 1960 ya rompían esas cadenas y experimentaban nuevos elementos cinematográficos e historias.

Esta generación está fuertemente marcada por la vorágine política y social de principios de la década de 1960 y, en particular, por la película “Lei Feng” (Dong Zhaoqi, 1964), que narra la historia de un joven soldado del ejercito que dio su vida por la Revolución. Este hecho fue tan popular y representativo del sacrificio por la patria que en 1963 se lanzó la campaña “Aprendamos del camarada Lei Feng”, día que aún se celebra e incita a los chinos a realizar buenas acciones, ser modestos y trabajar por el bien común.

Lei Feng
Lei Feng

Paradójicamente estos realizadores tan implicados con la propia revolución fueron los primeros en sufrir persecución durante la Revolución Cultural, siendo apartados de la vida pública, encarcelados  o llevados a campos de trabajo en zonas rurales donde debían “vivir la vida del proletario”. Pasado 1976 estos realizadores, y otros pertenecientes a la que sería la Quinta Generación de cineastas locales, contarían sus amargas experiencias y el caos vivido en aquellos días, dando lugar a un nuevo género denominado “drama de cicatrices”.  Así películas como “Lluvia por la Tarde” (Wu Yonggang, Wu Yigong, 1980), “Leyenda de la montaña Tianyun” (Xie Jin, 1980), “Ciudad de Hibisco” (1986), “La cometa azul” (Tian Zhuangzhuang, 1993) y “Vivir” (Zhang Yimou, 1994), muestran diversas perspectivas sobre el drama emocional del pasado.

Por su parte en Hong Kong se vivían turbulentos tiempos de cambio en la industria cinematográfica que variarían mucho el panorama fílmico de la colonia británica. En primer lugar la fugaz estrella de Bruce Lee en el panorama local hace que el cine de artes marciales sustituya poco a poco al Wuxia en las preferencias locales. En 1978 Jackie Chan protagoniza “Snake in Eagle’s Shadow” y “Drunken Master”, ambas para la independiente Seasonal Film Corporation, y Sammo Hung. que llevaba ya algunos años en el mundo del cine, lanza ese mismo año las comedias de artes marciales “Dirty tiger and crazy frog” y “Enter the Fat Dragon”. Estos son solo algunos ejemplos de como el mercado estaba plagado de este tipo de películas.

Los fastuosos dramas marciales de capa y espada de la Shaw Brothers empiezan a verse como algo anticuado, aparte que eran mucho más caros de producir que las películas de Kung Fu que empiezan a copar el mercado producidas por pequeños estudios independientes que suman una fuerte competencia. Además, la vuelta del cine Cantonés a la gran pantalla define un estilo mucho más moderno de hacer películas, centradas en la vida en la ciudad y alejadas del cine de época. Todo esto, sumado a la proliferación de la televisión y la importación de cine extranjero, producen una crisis de los grandes estudios, principalmente la Shaw Brothers, que han de renovar su producción si no quieren verse abocados al fracaso.

drunkenmaster
Jackie Chan y Yuen Hsiao-Tien en “Drunken Master”

Desde mediados de la década de 1970 podríamos decir que “todo vale” a la hora de realizar o vender una película, lo cual convierte esos años en la década del cine independiente y de los “exploits”. Entre la producción normal de esta cinematografía se cuelan muchas películas en las que la violencia es la protagonista, se realizan cintas de terror, magia negra, policíacos basados en hechos reales, películas que giran del drama romántico suave a la violación con desnudos, clones de Bruce Lee haciendo películas a cada cual más extraña… todo puede encontrarse en estos tiempos de cambio.

Breve Historia del Cine Chino

Llegados al final de nuestra “Breve historia del cine chino” toca recopilar todo lo que hemos ido hablando para que lo tengáis localizado y ordenado. Durante esta serie de artículos hemos realizado una aproximación general al cine chino en todas sus vertientes, una rápida visión de lo que ha sido más de un siglo no solo de cine, sino de historia de una región tan convulsa como lo fue Asía durante la primera mitad del siglo XX.

Breve Historia del Cine Chino

Este repaso nos ha trasladado al Shanghai cosmopolita de principios del siglo pasado, donde surgió una industria cinematográfica que se extendería por todo el sudeste asiático. Hemos vivido conflictos bélicos como la invasión japonesa de Manchuiria, la Segunda Guerra mundial y la Guerra Civil china que terminaría con el establecimiento de la República Popular China. Hemos conocido el desarrollo temprano de los tres cines que componen el cine chino: el de la China continental, el de Hong Kong y el de Taiwán. Hemos vivido la época dorada del cine Hongkonés, con los estudios Shaw Brothers como máximos exponentes. Hablamos de la crisis cinematográfica general de finales de la década de 1970, la Revolución Cultural china, las nuevas olas del cine hongkonés y taiwanés y las más recientes generaciones de cineastas chinos, para terminar conociendo como comenzaron estas cinematografías el siglo XXI.

A pesar de la aparente extensión general del conjunto de este repaso, solo he querido dar unas pinceladas sobre estas cinematografías, con la intención de que tengáis una idea general de como han evolucionado y de los hitos de mayor interés de las diferentes épocas históricas. Ya es misión vuestra descubrir las películas y realizadores chinos que más os llamen la atención, será un viaje interesante y revelador, no os quepa ninguna duda.

Por nuestra parte aquí seguiremos hablando de cine chino, dentro de poco más y mejor.

Historia del cine chino I: los inicios del cine chino
Historia del cine chino II: Shanghai, el Hollywood de Asia
Historia del cine chino III: Un pais en conflicto
Historia del cine chino IV: La China comunista
Historia del cine chino V: la revolución cultural
Historia del cine chino VI: Cicatrizando las heridas
Historia del cine chino VII: La Quinta Generación
Historia del cine chino VIII: Las Nuevas Olas
Historia del cine chino IX: Construyendo el cine hongkonés de los 90
Historia del cine chino X: Nuevas generaciones, nuevas olas…
Historia del cine chino XI: El Siglo XXI

¿Es verdad que los chinos tienen una sonrisa muy hipócrita?

¿Quién, estando en China, no se ha extrañado de la frecuencia con la que sonríen los chinos, incluso cuando no hay razones para hacerlo? ¿A quién no le ha irritado hasta la extenuación esa risita del hostelero chino que va acompañando a un “Lo siento, nos olvidamos de reservar su habitación” o a la del camarero junto a un “Lo lamento, en cocina no se han dado cuenta y han añadido picante a su plato”? ¿O quién, en una reunión de trabajo, no ha sentido deseos de explicar un par de cosas en tono muy poco amable a ese compañero de trabajo chino que se ha olvidado de traer una documentación importante, y que se excusa con una sonrisilla boba, sin decir nada más?

La risa es un potente transmisor de emociones, normalmente positivas, y un modulador conversacional, es decir, un elemento que añadimos de forma inconsciente cuando interactuamos con otros para obtener ciertos resultados: por ejemplo, en la cultura española, cuando entre amigos queremos evitar que el enfado de nuestro interlocutor aumente, solemos añadir una pequeña sonrisa que actúe como apoyo a nuestras palabras. Sin embargo, este uso de la risa acompañando a nuestra interacción verbal está fuertemente determinado por nuestra cultura de procedencia, y de ahí que nos resulte tan extraña la incorporación de la risa a ciertas interacciones en China, donde para nosotros sería más adecuado y comprensible un tono más serio, una cara de disculpas o incluso un gesto de enfado.

SonrisaPara comprender las razones que motivan esa sonrisilla tan característica de China mencionada en el primer párrafo tendremos que acudir a razones culturales. El origen de la misma, por remota que nos parezca la relación, se encuentra en el carácter eminentemente colectivista de la sociedad china, donde el cómo o qué sienta un individuo de forma personal se sitúa en un segundo plano de importancia con respecto al estado global de todos los interlocutores. Es decir, en una interacción comunicativa lo importante no es lo que yo como individuo sienta o piense, sino que toda la situación se lleve a cabo de la forma más estable posible para todas las partes. Se trata, básicamente, de una búsqueda de la armonía por encima de todo: no importan las personas a título personal, sino el colectivo que interviene. Si no estoy de acuerdo con lo que dice la persona sentada frente a mí, no lo voy a decir directamente, porque esto hará que el ambiente se enrarezca, así que utilizaré herramientas indirectas para hacer notar que discrepo con su opinión: utilizaré un lenguaje suave para decir que “no” y acompañaré, además, mis palabas con una sonrisa para tratar de compensar con ella el mal ambiente que puedo estar creando con mis palabras; la otra parte, además, recibirá mi crítica también con una sonrisa, para que no se note en exceso que no le está gustando lo que está oyendo, y así el ambiente no se cargue negativamente. De ahí esa sonrisa del camarero o del hostelero de más arriba: están tratando, con esta sonrisa, de compensar la mala situación que la noticia que traen está generando.

Esta interacción, que a nuestros ojos occidentales puede parecer pura hipocresía, en la sociedad china se considera no sólo correcta, sino necesaria para el buen mantenimiento de las relaciones sociales. Como occidentales, es inevitable que nos produzca un cierto rechazo, ya que para nosotros tiene un valor completamente diferente: vemos risa donde estamos esperando gestos de disculpa. Conocer el distinto valor que tiene para la cultura china esta “risa compensatoria” es imprescindible, especialmente si queremos que nuestras interacciones en situaciones delicadas lleguen a buen puerto.

Fuente de las imágenes | Pixabay, China Law Flash