Home / Españoles en China / Antonio Broto, periodista y blogger en Pekín

Antonio Broto, periodista y blogger en Pekín

Inauguramos esta segunda temporada de Hispanohablantes por China entrevistando a Antonio Broto, padre de los blogs para hispanohablantes sobre China, un periodista español que lleva más de siete años acercándonos este país a los que no siempre lo hemos tenido tan cerca a través de sus palabras o lo que es lo mismo, Chinochano.

Antonio Broto Chinochano

Nombre: Antonio Broto
Ciudad natal:  Huesca
Ciudad en China: Pekín
Fecha de llegada: Septiembre de 2001
Edad: 37
Profesión: Periodista
Estudios: Licenciado en Ciencias de la Información por la Complutense de Madrid.

– Hola, Antonio. Bienvenido a Trabajoenchina.org, muchas gracias por atendernos y sobre todo, felicidades por Chinochano. Como tú mismo decías en la primera entrada del blog (21 de noviembre de 2005), por aquella época no había ninguna página web en español que hablase de lo que ocurre en China, ¿es esta la razón por la que empezaste a escribir este blog?

Igual decir que no había nadie es un poco excesivo, porque sí había algún pequeño blog personal de gente que estaba en China o había viajado por aquí, pero no había demasiados, yo en aquel entonces lo que más interesante me parecía eran blogs en inglés sobre este país, como Sinosplice o ESWN, que aún siguen al pie del cañón. En realidad mi principal finalidad en aquel entonces era únicamente ver a dónde podía llegar con el blog, experimentar con una herramienta que entonces era nueva y estaba muy de moda.

– En esa misma entrada decías acabo de empezar y supongo que por ahora no me comentará ni la Potitos, ¿imaginabas que con el tiempo ibas a llegar a tantos lectores?

No me lo planteé mucho, y en realidad siempre he tenido un número de lectores no tan grande, al menos si lo comparas con los grandes blogs en español… Yo sólo quería pasármelo bien, divulgar un poco, contar cosas que no caben en las noticias puras y duras, y si eso llegaba a más gente, mejor, pero los blogs afortunadamente no son como las televisiones y no dependen tanto de las audiencias.

– En menos de un año de vida, Chinochano recibió el premio “Blasillo de Huesca 2006” al ingenio español en internet y el “Premio 20 Blogs 2006” al mejor blog expatriado, y recientemente el “Premio BOBs 2012” al mejor blog en español, ¿qué hace de Chinochano un blog diferente?

No estoy seguro, pero quizá que es un poco inclasificable: ni es siempre informativo, ni siempre de humor, ni siempre serio, ni siempre de viajes… Y también que en algún post pareciera que me he puesto de peyote (sustancia que jamás he probado) y empiezo a desvariar (aunque desvariaba más en los primeros años que en la actualidad).

– En todos estos años has podido comentar cientos de noticias y curiosidades sobre China, ¿qué chinochinada destacarías?, ¿por qué?

Pues cualquiera que actualmente está destacado en la columna de la izquierda del blog bajo el epígrafe “mis posts favoritos”… De todos ellos, quizá el que mejores recuerdos me da es el que contaba con fichas de Risk cómo China “invadirá al mundo”, que además es el único que he logrado colocar como portada en Menéame.

– Hablemos ahora de tu relación con este país, ¿nos podrías contar las razones que te trajeron a China y qué relación tenías con el país antes de dar ese paso?

Antes de venir mi relación con China era nula, yo siempre quise viajar y conocer mundo, trabajar quizá en el extranjero, pero no me había fijado un país en concreto, casi cualquiera me valía. Estaba recién licenciado en Madrid, había tenido unos trabajos un poco aburridos, y me ofrecieron la posibilidad de venir a trabajar a China. Dije que sí, pensé que sería para un año, pero justo entonces le dieron los Juegos Olímpicos a Pekín, así que me propuse estar los siete años de preparativos hasta los Olimpiadas (y ya llevo 12).

– ¿En qué consiste tu día a día como periodista para la agencia Efe?

Una importante parte es seguir lo que la prensa china –o la extranjera acreditada en China- y los medios oficiales están contando sobre el país, lo que se cuece. Como es un país tan grande y complejo, es imposible enterarse de primera mano de casi todo. Otra parte del trabajo es ir a ruedas de prensa, eventos culturales, diplomáticos, conferencias, etc, donde sí consigues información propia, aunque más bien centrada en España y Latinoamérica.

– ¿Con qué dificultades se enfrenta un medio de comunicación extranjero a la hora de realizar su trabajo en este país?

La primera, como digo, es el gran tamaño del país, inabarcable, que te hace enterarte “tarde” de muchas cosas, esto es aún como la China imperial, cuando una noticia llega a la “Corte” a veces han pasado días. Esto, en un mundo donde prima la inmediatez y el hoy, es duro de llevar. Otro problema es la censura, por supuesto, pero también está la autocensura, problema más silencioso y a la larga más grave: los chinos tienen muchos reparos a la hora de hablar con los periodistas extranjeros, se autolimitan y es dificilísimo sacarles declaraciones interesantes.

– ¿Qué podrías decirnos de los medios de comunicación en China?, ¿los sigues por obligación laboral o por interés personal, como afición?

Sigo sobre todo los medios oficiales, porque reflejan la opinión del Gobierno chino, que guste o no es importante y de necesario seguimiento. La agencia Xinhua o la televisión CCTV tienen además muchos privilegios, hay veces en que sólo ellas tienen acceso a información muy valiosa (por ejemplo, en el actual escándalo Bo Xilai son las únicas que entran a los juicios) y no puedes darles la espalda. Con todas las limitaciones que tienen (ideológicas, no económicas, que tienen mucho dinero) creo que no son unos medios tan malos como a veces los pintan en Occidente. Aunque lo que más me gusta de los medios chinos es sus fotógrafos, son excelentes.

– ¿Están España y su situación actual presentes en la prensa china?, ¿qué se comenta?

Pues hoy me ha hecho reír ver en el “Global Times” una historia de un rascacielos de Benidorm en el que se han olvidado poner ascensor (creo que es una exageración, pero me ha hecho gracia que España sea fuente de “historias inauditas” para los chinos, pues hace años pasaba lo contrario). España no sale demasiado en los medios chinos, somos un país pequeño, pero cuando sale, en los últimos años, es por la crisis, lo mal que estamos, etc. Ah, este año los medios y las redes sociales han hervido con un programa que hizo Aída Nízar criticando los restaurantes chinos en España. Ella no lo sabe pero en China le tienen una enorme animadversión desde entonces.

– ¿Crees que es imprescindible hablar chino para el mundo laboral en el que te mueves o cuentas con algún traductor o intérprete que te ayude?

Mi chino es bastante básico, así que diría que no, pero yo llegué en unos años en los que no había casi españoles en Pekín, tuve esa suerte, y entonces quizá era más fácil. Ahora hay más extranjeros, más competencia, los chinos ya pueden escoger entre muchos extranjeros que vienen a China a por trabajo, y en estas circunstancias el chino está comenzando a convertirse en casi obligatorio para el curriculum.

– Háblanos un poco de tu experiencia con esta lengua: ¿hablabas chino antes de llegar a China?, ¿dónde y cómo lo has aprendido?

He aprendido a ráfagas, de forma muy irregular. Mis primeras clases las di en el Colegio Mayor Nuestra Señora de África de Madrid, allí los estudiantes extranjeros enseñaban muchos idiomas asiáticos o africanos. Después, en China, he ido a academias, he tenido profesor particular, fui un año a la universidad, he dado clases por internet… Lo he probado todo, pero he de decir que llevo bastantes años sin estudiar, estancado en mi nivel básico, porque mi trabajo no me permite ir a clases.

– La mayoría de las personas a las que hemos entrevistado nos dicen que lo que peor de vivir en China es la distancia, sin tener en cuenta este factor, ¿qué es lo más difícil para ti?, ¿y lo más positivo?

Pues contestaré con otro tópico, la barrera cultural… Por más que intentes adaptarte, estudiar chino, tener amigos chinos, etc, siempre serás “exótico” y nunca te sentirás como en casa. Pero quizá de esta barrera, que a veces te aísla un poco, es de donde saco, paradójicamente, también lo más positivo de vivir aquí: que te sientes bastante libre de ataduras sociales, vas más a tu bola, sin preocuparte del qué dirán.

– Por último, supongo que cuando uno lleva tanto tiempo viviendo en otro país, se ha tenido que plantear si este será su destino definitivo o no, ¿te planteas volver a casa?

Más bien lo que a veces me planteo es ir a otro país, ya que siendo periodista de la sección internacional de Efe lo suyo sería alternar corresponsalías. Pero la verdad es que en China he echado raíces, y será difícil arrancarlas, a menos que lleguen grandes ofertas o me toque la lotería (me da igual que sea la española o la catalana).

De nuevo, muchas gracias por compartir con los lectores de Trabajoenchina.org estas experiencias, lectores a los que invitamos, si todavía no lo han hecho, a seguir muy de cerca a Antonio en Chinochano.

Ver también

Las personas chinas y su amabilidad: occidentales a ojos de orientales

¿Por qué nos miran tanto y sonríen? ¿Se están riendo de nosotros? ¿Estoy haciendo algo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.